Un político honesto

71

 

 

POR: Salvador Ramos Bustamante

Ha muerto Hernán Pastrana Pastrana, uno de los políticos más limpios de nuestro estado y con una trayectoria que data desde el entonces Territorio de Quintana Roo, al lado de don Javier Rojo Gómez.

 

En su trayectoria se desempeñó como diputado federal y fue digno presidente municipal de Othón P. Blanco. A la muerte del senador y almirante José Blanco Peyrefitte, Pastrana no quiso asumir el cargo del que era suplente, en espera de ser postulado en la siguiente Legislatura como senador propietario; en su momento, disputó la gubernatura con Pedro Joaquín Coldwell.

 

Cuando se formó el Frente Democrático, con Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, le ofrecieron ser candidato al Senado y titubeó, yo lo animaba a que aceptara, pero no fue así. Ocupó varios cargos intermedios, pero su sueño era ser gobernador de Quintana Roo. Mantuvo siempre una conducta impecable, crítico con los políticos del estado que se fueron degradando y desperdiciando la oportunidad de cambiar las condiciones de los habitantes de esta región del país. En 2018 le llegó una nueva oportunidad, ya muy tarde, pero tenía la ilusión de rescatar la capital del estado, de la que él mismo fue digno presidente municipal.

 

Hernán Pastrana y Mariano Basto Ángulo, quien fue el primer presidente municipal de Chetumal, fueron los mejores alcaldes que ha tenido la capital. Aquellos que los sucedieron, les quedó muy alta la vara.

 

Hernán y Othoniel Segovia son políticos de épocas distintas, pero compartieron la visión de trabajar para combatir la desigualdad social, las violaciones a los derechos humanos y laborales, la privatización del agua, el desarrollismo del turismo, de los complejos habitacionales y todas las instalaciones complementarias depredadoras del medio ambiente y generadoras de cinturones de miseria, del clima de violencia y diferencias sociales, con una clase política insensible a la que sólo les interesa la acumulación de privilegios.

 

Ambos, Hernán y Othoniel compartieron esta visión y deseaban impulsar juntos un cambio. El mejor homenaje de sus familiares y amigos es retomar el camino perdido. Y a Othoniel, ahora como presidente municipal y hombre cercano que fue de Hernán Pastrana, le corresponde cumplir con los sueños de Pastrana, que también son los de él.