Alegría funcional

226

 

 

Por: Nayla V. Magaña / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 31-Mar-2019 .-Conciliar forma y función bajo un mismo concepto ha sido una constante en el trabajo de Sofía Aspe. No obstante, si fuera necesario develar la fórmula que hay detrás del interiorismo que realiza en espacios para niños, la belleza, practicidad y funcionalidad serían los preceptos fundamentales.

“Considerar qué tan práctico es algo, qué tan durable, servible y útil, para una mamá y un niño, para mí, es lo principal a tomar en cuenta”, aseguró la creativa.

“El segundo paso es definir el concepto, tomando en cuenta la edad y el sexo del pequeño. Lo que tratamos es ofrecer cuartos que van a durar tres o cinco años, que no sean demasiado temáticos para que envejezcan de manera adecuada”.

Entender la importancia y trascendencia de este tipo de proyectos y, especialmente, asumir que no representan menor importancia en comparación con los espacios para adultos es lo que ha llevado a la interiorista a tener lo que llama ‘proyectos con alma’.

“Son habitaciones muy alegres, con un lujo que no implica frialdad ni formalidad sino que apuesta por lo bello y por el diseño en un cuarto donde normalmente no es lo esperado y, a la vez, son cuartos que incitan a la imaginación, la alegría y en donde los adultos también logran sentirse a gusto”, señaló Aspe.

 

Diseño sofisticado

En la trayectoria de Sofía destacan aun más los cuartos de bebés, proyectos en los que el lujo ha sido un factor determinante a partir de algunos elementos que han delineado su estilo.

“A mí, en cuartos de bebés, me encanta la idea del muralismo o de los tapices o de las telas en muro, pues ayudan a que el espacio se convierta en un lugar mucho más acogedor y especial para esa llegada tan importante”.

Para imprimir el encanto sobre los muros, Sofía ha trabajado de la mano de la artista Lucero Pani.

A pesar de que son los clientes quienes dictan el estilo, las cortinas, el cambiador, la cuna o una mecedora para la mamá, y una cuidadosa elección de telas, son algunos elementos que se han convertido en una constante de su trabajo.

“Normalmente también utilizamos candiles. Nos encantan porque no sólo sirven como un gran embellecedor y un gran iluminador de la habitación, sino que también a los bebés les fascina verlos como móviles y, visualmente, para los adultos es un elemento muy bonito”, aseguró.

En la trayectoria de su despacho existen, a la par, coloridos proyectos y algunos otros donde destaca una gama neutra, cuartos con inspiración zen con una paleta mono o bicromática; no obstante, el lila, beige, gris, tonos suaves que no necesariamente se relacionan con los niños, son algunos de sus predilectos.