Encuentran cultivos mayas en humedales

78

El geólogo compartió que, “era una economía de mercado mucho más compleja de lo que se suele pensar sobre los mayas”.

STAFF / LUCES DEL SIGLO

CANCÚN, Q. ROO.- El geólogo Nicholas Dunning y su equipo de trabajo por parte de la Universidad de Cincinatti, Estados Unidos, encontraron vestigios en humedales ubicados en la Península de Yucatán que evidencia que la cultura Maya utilizó un excedente de cultivos, como el algodón.

En la Laguna de Términos, en el Golfo de México, encontraron campos de forma irregular que siguieron los canales de agua natural que existían.

Para realizar dicha investigación, los científicos utilizaron tecnología de punta, como el LIDAR. Con imágenes de la NASA, se ayudaron para recrear los suelos de la región. En ellas, pueden corroborarse que los contornos del suelo debajo del dosel de árboles y vegetación, están cubiertos por antiguos campos de cultivo.

De hecho, después de presentar sus descubrimientos en la conferencia anual de la Asociación Americana de Geógrafos en Washington, D.C., el equipo de arqueólogos espera poder comenzar excavaciones para encontrar evidencias de que en estos lugares existió población humana cuando comienzan las excavaciones.

Parte de la teoría de Dunning destaca que gracias al excedente de algodón que esta cultura cultivaba, pudo destacar, entre muchas cosas, como generadora de los renombrados textiles que se comercializaban en toda Mesoamérica.

El geólogo compartió que, “era una economía de mercado mucho más compleja de lo que se suele pensar sobre los mayas”.

Por lo que pudo investigarse hasta ahora, el equipo cree que este antiguo camino maya tenga una antigüedad de más de mil años en los humedales, después de que se fue perdiendo la vereda y no se ha recorrido desde entonces, por lo que es prácticamente imposible discernirse en la superficie.

Dunning también explica que los mayas fueron realizando modificaciones en el drenaje que existía en las mediaciones del borde Este de los humedales

“Probablemente profundizaron y enderezaron algunos canales o los conectaron en lugares, pero luego expandieron los campos con hidro-ingeniería más sofisticada”.

Según los expertos, es importante identificar estos posibles caminos, ya que de ahí podrían determinar y quizá hasta encontrar vestigios de los antiguos mercados mayas, que, piensan, no tenían cimientos ni estructuras permanentes.

Se cree que se construían en plataformas bajas o en áreas despejadas (que sería algo parecido a las ferias de la actualidad o a los mercados de pulgas) y eran parte muy importante para la estructura y la economía de la cultura precolombina.

Dunning sostiene que los mayas probablemente vendían productos perecederos como el maíz y la mandioca (un tubérculo almidonado), así como la realización de intercambios de mantas o rollos de textiles adornados y estampados, que a la fecha, siguen siendo uno de los tesoros mayas.