Pone su vida en el arco

56

La medallista sólo piensa en ir a sus terceros Juegos Olímpicos.

Claudia Cuevas / Agencia Reforma

GUADALAJARA, JALISCO.-Las presiones de la sociedad para casarse o tener hijos que, suelen aparecer al superar la barrera de los 30 años, no preocupan a Aída Román, pues ella sólo piensa en llegar a sus terceros Juegos Olímpicos, donde tendría la oportunidad de borrar el doloroso episodio que sufrió en Río 2016 cuando fue eliminada en primera ronda.

“Aquí en México no se ven deportistas tan longevos porque la sociedad como que te dice ‘ya te tienes que casar y tienes que tener hijos y tienes y tienes’ y se les olvida que también somos deportistas y nosotros vivimos de esto”, aceptó.

“No es mi plan hoy tener hijos porque no está dentro de los tiempos ni de los calendarios de un deportista. Aquí si quieres tener familia tienes que pensarlo y cada cuatro años se abre o se cierra”, dijo Román, medallista de plata en Londres 2012, a Grupo REFORMA.

Las niñas que sí preocupan a Aída, de 30 años, son otras. Karla Hinojosa, Ana Paula Vázquez, Valentina Vázquez y Rebeca Ruiz han hecho temblar la hegemonía de Román y sus compañeras Mariana Avitia y Alejandra Valencia, quienes son seleccionadas nacionales desde hace 9 años.

“Karla o Ana Pau son quienes han estado pisándonos los talones a las que hemos estado ya de años. Valentina disputando el bronce (en Versus MX), Rebeca que apenas acaba de cumplir 14 años, son niñas que yo ya les doblo la edad, pero son chiquillas que están ahí”, dijo Román a Grupo REFORMA.

“Nos obligan a seguirnos esforzando, porque al final nadie se va a tocar el corazón para ceder un lugar. Todas queremos estar ahí porque sabemos la responsabilidad, pero también los beneficios que se tiene al estar en selección nacional”, relató.