Reconocen escasas opciones de triunfo

50

En la actual XV Legislatura, el PRI inició con nueve diputados, pero al día de hoy la fracción parlamentaria tricolor se ha reducido a seis representantes.

 

HERLINDO VÁZQUEZ

 

CHETUMAL, Q. ROO.- La realidad se impone. Lejos de las proclamas de victoria anticipada que han hecho algunos de sus dirigentes en el estado, al interior del Partido Revolucionario Institucional (PRI) algunos reconocen que las oportunidades de triunfo son pocas en la elección del 2 de junio.

 

Las posibilidades de lograr la victoria en alguno de los 15 distritos en disputa se circunscribe a tres demarcaciones, admite el diputado tricolor José Luis González Mendoza, quien acusa que los desaciertos de las dirigencias estatales ocasionaron la crisis que se vive al interior del organismo político.

 

Los distritos donde el PRI podría lograr el triunfo, apunta, se ubican en la zona norte del estado, donde todavía hay preferencia por el Revolucionario Institucional.

El diputado local aseveró que los resultados obtenidos en los últimos dos procesos electorales corroboran su aseveración.

 

“(Podemos ganar) En dos distritos, si acaso tres, no veo más. No quiero desanimar a mis compañeros ni faltarles al respeto, pero así es nuestra realidad”, sentenció.

No obstante, señaló que de trabajarse bien en las campañas podrían lograr votos suficientes oara, al menos, obtener dos diputaciones de representación proporcional o plurinominales.

“No creo que en la XVI Legislatura vayamos a tener el número actual de representantes populares y reitero, no quiero faltar al respeto a mis compañeros candidatos, pero esta es la realidad y tenemos que redoblar esfuerzos”, expresó.

 

González Mendoza dijo que la responsabilidad por la situación en que se halla en partido recae en los anteriores comités directivos estatales, que privilegiaron los intereses de grupo y se olvidaron de la estructura.

 

Consideró que el partido debe hacer autocrítica y analizar su situación para aprovechar las transiciones nacionales para replantear el rumbo en el ámbito local, con el fin de retomar protagonismo en el escenario político estatal.

En la pasada elección del 1 de julio, el PRI perdió varias alcaldías, notoriamente la de la capital del estado, Othón P. Blanco, tradicional bastión tricolor, que quedó en manos de Movimiento Regeneración Nacional.

 

Asimismo, en fechas recientes reconocidos militantes abandonaron las filas del partido para sumarse a otras siglas o bien para ir por la vía independiente.

En la actual XV Legislatura, el PRI inició con nueve diputados, pero al día de hoy la fracción parlamentaria tricolor se ha reducido a seis representantes.