Ejidatarios decidirán participación en Tren

39

Sondeo previo indica que la mayoría está a favor de la obra ferroviaria.

 

 

POR: MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Serán las asambleas ejidales quienes decidan la manera en que participarán en el proyecto del Tren Maya, y las opciones que tienen es como vendedores o arrendadores de sus tierras, indicó el titular de la Procuraduría Agraria, Luis Hernández Palacios.

 

Además, subrayó que necesariamente se llevará a cabo una consulta a pueblos originarios para la construcción del Tren, pero sólo para los tramos en donde habrá modificaciones, como en zonas de Yucatán y Quintana Roo.

 

“Puede haber otros (mecanismos), como el de asociación en participación. Queremos que sea la decisión de los núcleos, la venta o renta de sus terrenos”, manifestó el funcionario.

 

Hernández Palacios mencionó que la consulta la aplicará el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas, para conocer la participación de los ejidos mayas.

 

En un primer diagnóstico que realizó la Procuraduría Agraria en este tema, se conoció que todos están a favor de los proyectos de desarrollo, y aceptan el Tren Maya.

 

“No es un resultado de asambleas, es la conversación con sus órganos de representación y con organizaciones sociales”, explicó.

 

En segundo lugar, las poblaciones ponen como condición indispensable la consulta indígena, la participación de las asambleas en la definición de la incorporación de sus tierras al proyecto del Tren y que ellos sean quienes decidan la forma en la que van a participar.

 

Además, el procurador agrario especificó que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) es el órgano que debe solicitar la consulta al Instituto Nacional de Pueblos Indígenas, en la perspectiva de cómo va a desarrollarse el proceso del trazo y de la construcción.

 

Hernández Palacios señaló que de acuerdo con el calendario establecido, este año es la rehabilitación del tramo de Palenque a Escárcega, el próximo el de Escárcega a Valladolid, y lo que se va a construir será de Valladolid a Cancún, de Cancún a Bacalar, de Bacalar a Calakmul y de Calakmul a Palenque, proyectado para empezar entre 2020 y 2021, por lo que el tiempo para la consulta indígena se ha establecido así también.

 

El Tren Maya, sostuvo, es un proyecto integral de desarrollo de los estados del sureste, como Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, cuyo eje central es la construcción del tren turístico de carga y de pasajeros.

 

Hay un primer trazo que está constituido por la existencia de un ferrocarril que va de Palenque a Escárcega en donde la Procuraduría Agraria lo que checa son los derechos de vías existentes en relación con los núcleos aledaños a la vía que existe y que será reparado, pero que no va a causar ninguna afectación sobre la propiedad social de ejidos y comunidades porque ya está constituido el derecho de vía, y esto es lo que se desarrollará durante el presente año, refirió.

 

En tanto, en Mérida para seguir hasta Valladolid, en donde serán las modificaciones toda la ciudad está colindante con ejidos.

 

De ahí que después de la consulta indígena se trabajará en las formas en que el territorio de los núcleos participará en la construcción bajo diversos esquemas.

 

“Estamos en espera de que se nos entregue el trazo definitivo”.

 

Subrayó que al tener el proyecto ejecutivo se conocerán específicamente cuáles serían los núcleos y la Procuraduría Agraria les dará asesoría legal y representación para que su participación sea con pleno respeto a sus derechos y en condiciones de equidad.