La enfermedad se extendió a todo el sistema arrecifal turístico

91

Mueren al menos 6 mil de 20 mil corales altamente afectados en Quintana Roo

 

POR: MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Al menos seis mil corales de 20 mil altamente afectados por el Síndrome blanco en Quintana Roo ya murieron, reconoció el doctor Lorenzo Álvarez, investigador de la Unidad Académica de Sistemas Arrecifales en Puerto Morelos.

 

Señaló que la enfermedad se ha extendido prácticamente en todo el sistema arrecifal turístico de Quintana Roo, aunque el daño es distinto entre los diversos organismos marinos.

 

El investigador del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indicó que se ha documentado con fotografías el proceso invasivo que han sufrido las colonias arrecifales de Puerto Morelos, Punta Allen y Paraíso Cozumel.

 

El seguimiento de las especies mostró el avance de la enfermedad que mató tejidos en 40 días. Los cuatro registros que se realizaron el tres, 11 y 21 de julio y el 28 de agosto del año pasado.

 

En las imágenes se seguimiento pueden verse ejemplares con tejido café (color representativo de organismos vivos) invadidos de manchones blancos (materia muertos). En algunos casos, destaca la aparición de manchones verdes que invaden los organismos, los cuales corresponden a las algas que crecen en el esqueleto del coral. “En las fotografías son evidentes estos cambios”, aseguró.

 

El doctor Álvarez Filip recordó que los efectos de la plaga del Síndrome blanco comenzaron a documentarse con fotografías en 2018, en Puerto Morelos, durante julio, y en Punta Allen, septiembre. Además. En Paraíso, Cozumel, en enero del presente año.

 

De acuerdo a las investigaciones de campo y gabinete se estableció que la enfermedad se había extendido a Isla Cozumel y a todo el Caribe mexicano para finales del año pasado.

 

Durante el estudio de colonias coralinas se catalogaron tres fases del proceso invasivo: inicio, severa y muy severa. Las únicas áreas donde se mantiene la enfermedad en su primera etapa se localizan frente a la Reserva de la Biosfera de Banco Chinchorro y del Parque Natural Laguna Chankanaab en Isla Cozumel.

 

El daño severo está en la línea costera frente a Xcalak y Mahahual, y la fase  catalogada como “muy severa” se extiende a lo largo de la línea marina que recorre el frente de la reserva de la Biosfera Sian Ka´an, Tulum, Akumal, Puerto Morelos, Cancún, Isla Mujeres, Isla Blanca e Isla Contoy.

 

El investigador mencionó que entre los corales muertos o con daños que se ubican en Puerto Morelos hay dos ejemplares que tardan en crecer “cientos de años”.

 

Citó el caso de uno que corresponde a la especie Orbicella faveolata o llamada “corales de montaña, cuyo organismo tiene tres metros de alto por otros tres de ancho, en el cual se aprecia muy poco tejido vivo, lo que se constata en las imágenes.

 

Otra especie con daños evidentes es Dendrogyra cylindrus o conocida como “coral de pilares”, en cuyo proceso de crecimiento desarrolla una estructura que llega a alcanzar una altura de hasta seis metros de ancho e igual cantidad de alto. Una imagen del investigador refleja un organismo con al menos cuatro metros de alto y largo.

 

“Lo interesante y triste es que este coral es muy poco común y desafortunadamente todos los organismos que hay están muriendo rápidamente”, puntualizó.

 

El ejemplar coralino se aprecia con manchones blancos muy avanzados, lo que se refleja en partes de su tejido en que se aprecian secciones como si fueran parches”.

 

Los corales tienen un tono café cuyo color es representativo de tejido vivo mientras que las manchas blancas corresponden a las secciones que murieron por el avance de la enfermedad.

 

En algunos corales invadidos por la plaga se aprecian secciones de pequeños vellos de color verdoso, que representa el alga que va brotando y que comienzan a cubrir el esqueleto del coral.

 

El especialista culpó del deterioro y muerte de corales a la calidad del agua costera, cuya condición podría estar afectada por un sinnúmero de motivos, como plantas de tratamiento insuficientes y adecuadas para garantizar su función y la falta de efectividad en la normatividad ambiental.

 

Asimismo, citó malas prácticas turísticas, la Norma Oficial Mexicana inadecuada para las condiciones específicas de la región quintanarroense, destrucción de manglar y arribo masivo del sargazo.

 

El especialista del Laboratorio de Biodiversidad Arrecifal y Conservación del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM consideró que el cambio climático deteriora la calidad del agua costera e impacta la salud humana, la pérdida de calidad de agua, disminución de turismo, erosión de playas y daño a la economía.

 

Asimismo, la marea marrón generada por la presencia del sargazo y la afectación a los poblaciones de corales disminuyen el turismo especializado, como la práctica del buceo, y provoca daños al entorno de peces que viven en los arrecifes, se daña la protección que tienen las costas por oleaje y se modifica la línea de costa y la producción de arena.

 

Por último, el doctor Lorenzo Álvarez llamó a trabajar en conjunto para mejorar las condiciones en las que se encuentran los arrecifes, con el propósito de garantizar la viabilidad económica y social de la región.

 

Propuso difundir la problemática e invertir recursos, monitoreo e investigación para encontrar soluciones innovadoras, revisar y adecuar la normatividad en materia de uso y tratamiento de agua y zona costera para promover el desarrollo sustentable en el Caribe mexicano.

 

 

Organismos altamente afectados por el Síndrome blanco

Evaluados: Más de 20,000

Muertos: 6,000

 

Daños a corales

Iniciando: Frente a la Reserva de la Biosfera de Banco Chinchorro y del Parque Natural Laguna Chankanaab en Isla Cozumel.

Severo: Línea costera entre Xcalak y Mahahual