Amplía purga en Seguridad

53

Suman reemplazos en DHS por posibles choques migratorios con el Presidente.

REFORMA / STAFF

WASHINGTON.- Donald Trump oficializó su guerra abierta contra el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés).

A la renuncia forzada de Kristjen Nielsen, Secretaria de la dependencia, se sumó ayer la destitución del responsable del Servicio Secreto, Randolph “Tex” Alles, informó Sarah Sanders, la jefa de prensa de la Casa Blanca.

“Alles ha hecho un gran trabajo en la agencia durante los últimos dos años, y el Presidente está agradecido por sus más de 40 años de servicio en el país”, dijo.

Sanders añadió que será reemplazado a principios de mayo por James Murray, funcionario de carrera dentro del Servicio Secreto. Hasta ayer, el ex jefe de la agencia había sido responsable de la labor de escolta y protección, así como de las investigaciones que realizaba esta agencia y, al igual que Nielsen, fue recomendado para el cargo por el antiguo jefe de Gabinete de Trump, John Kelly.

Pero esta salida no sería la última, según afirmaron fuentes anónimas. Se espera que también se destituya al director de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, Francis Cissna y el director de la Oficina del consejero general, John Mitnick, así como a otras figuras del Departamento que fueron consideradas como un obstáculo para implementar las medidas antimigratorias del Presidente.

Ésta habría sido la razón de la salida forzada de Nielsen el domingo, después de que funcionarios anónimos revelaran sus desavenencias con Trump por políticas como la separación de menores en la frontera.

Asimismo, el republicano frenó el nombramiento de Ronald Vitello como jefe la Policía de Inmigración de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) porque quería que la agencia tomara una postura más dura.

Esta ola de reemplazos, apuntaron las fuentes, pareció ser también una limpieza de aquellos funcionarios asociados con Kelly, quien fue despedido a finales del año pasado por sus continuos choques con el gobernante. Sin embargo, la salida de Alles, según fuentes oficiales, está relacionada con un conflicto personal con el Departamento de Seguridad Interior y no con una ofensiva iniciada por Trump.

Tampoco con el hecho de que la semana pasada Yujing Zhang, una mujer de nacionalidad china, lograse burlar la seguridad en el complejo presidencial de Mar-a-Lago, en Florida, portando un disco duro con software malicioso. Zhang enfrenta hasta cinco años de prisión y 350 mil dólares en multas.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) inició una investigación para determinar si ese incidente podría estar relacionado con una posible operación de espionaje china. “La purga de la alta dirección en el Departamento de Seguridad Nacional no tiene precedentes y es una amenaza para nuestra seguridad nacional”, dijo la Senadora Dianne Feinstein, demócrata de California.

Por su parte, el senador Ron Johnson, republicano por Wisconsin y presidente del Comité de Seguridad Nacional del Senado, mostró también su inquietud. “Me preocupa un creciente vacío de liderazgo dentro del Departamento encargado de abordar algunas de las más importantes problemas que enfrenta la nación”, dijo.