Emerge frente de editoriales

55

En tan sólo cuatro días de convocatoria, alrededor de media centena de sellos se sumaron al Rematón.

 

POR: ISRAEL SÁNCHEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La efervescencia que se vive en torno a la producción de libros en México ha sido la génesis de un nuevo frente editorial.

 

Se trata de la Liga de Editoriales Independientes (LEI), que, pese a haberse conformado hace apenas un par de semanas, concentra las inquietudes y retos que ha enfrentado el sector las últimas décadas, como la irrupción de nuevas tecnologías, dificultades en la distribución y la desaparición de librerías.

 

“Nos vemos ante la necesidad de fortalecer toda la cadena del libro; no se trata sólo de agrupar a los editores como tales, sino también de acercarnos a los libreros, los distribuidores y muchos otros actores del medio. No nos podemos entender los unos sin los otros”, explica en entrevista Alejandro Zenker, director general de Ediciones del Ermitaño.

 

“Éste es un proyecto en proceso de construcción: lo que estamos buscando es la unión, de ninguna manera la creación de una entidad que se desmarque de los demás y que quiera cerrarse”.

 

La no realización en Semana Santa del Gran Remate de Libros del Auditorio Nacional fue la chispa que detonó esta iniciativa, que tendrá como primer proyecto un Rematón para suplir aquel evento en el que, relata Zenker, participar costaba una cantidad razonable y representaba buenos ingresos con los que las editoriales independientes ya contaban.

 

En tan sólo cuatro días de convocatoria, alrededor de media centena de sellos se sumaron al Rematón, y son los potenciales primeros miembros de LEI, que será presentada formalmente el domingo 14 de abril, detalla Jocelyn Pantoja, editora de Proyecto Literal.

 

De acuerdo con Pantoja, para adherirse a la Liga, además de estar legalmente constituidas y tener por lo menos un año de existencia, las editoriales deben reconocer tres principios: el concepto de editor como un agente activo en el debate de ideas y desarrollo del espíritu crítico de los lectores; la bibliodiversidad, y el fair speech, o equidad de expresión.

 

Algo que no ha sido difícil, pues el gremio en general comulga con estos principios, emanados de la Alianza Internacional de Editores Independientes, y que atienden problemáticas claras, como la competencia con esa gran industria que publica tirajes masivos basados en estudios de mercado, con la intención de ser consumibles por millones.

 

“La gran industria editorial tiende a homogeneizar”, expone Pantoja, aludiendo a las versiones panhispánicas que permiten que un mismo libro pueda ser leído en México o Argentina. “Eso homogeneiza la cultura, eso hace perder credibilidad a los autores locales”.

 

Además de buscar este fortalecimiento ante la gran industria, uno de los objetivos de la Liga es impactar en las políticas públicas editoriales, y generar una legítima interlocución con el Estado, haciéndole ver la importancia de los independientes, por lo cual ya se han acercado a la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana.

 

“Estamos viviendo en medio de un sistema perverso que en lugar de fomentar, castiga enormemente la industria editorial”, sostiene Zenker, quien considera que el Estado ha usurpado, en buena medida, funciones editoriales.

 

“No tendría por qué ser ese divorcio de: ‘yo genero todo, yo soy el gran Estado generador y promotor de cultura'”, añade Pantoja.

 

A decir de Pat Sánchez, editora de Tabaquería Libros, LEI también perseguirá la descentralización del sector, en colaboración con librerías del interior del País para llegar así a los rincones más alejados, y buscará proveer acceso a la profesionalización del oficio tanto a quien lleva varios años ejerciéndolo como a los que recién empiezan.

 

Finalmente, Alejandro Baca, editor de Cuadrivio Ediciones, subraya que se trata de poner la mira y darle voz al editor, ese agente tras bambalinas que incide sustancialmente tanto en la industria editorial, manejando la tensión entre el lector que dicta qué quiere leer y el autor que lo escribe, como en lo cultural.