Está caminata en aprietos

60

Los entrenadores creen que falta liderazgo en este nuevo proyecto

 

Por: Adrián Basilio / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Como un avión jumbo de última generación… o como el Titanic conciben especialistas el proyecto federal de marcha. Ignacio Zamudio, Premio Nacional de Deportes 2018 en la categoría de Entrenador, así ve al proyecto presidencial de apoyo a la caminata y para el cual se tienen 75 millones de pesos para este año.

 

La apreciación del entrenador sobre la iniciativa que busca revivir a la disciplina no está tan fuera de lugar porque la comunidad de marchistas percibe confrontación, oportunismo, falta de claridad y de liderazgo de Bernardo Segura, designado por el presidente Andrés Manuel López Obrador para encargarse del proyecto.

 

Segura tiene un escaño en el Congreso del Estado de México, al cual, aseveró a Grupo REFORMA, no renunciará. “Si fuera directamente responsable del proyecto, desde el punto de vista jurídico, tendría que pedir licencia, pero no será así. Mi nombramiento es honorífico, yo no voy a recibir un sueldo por llevar a cabo este proyecto”, expuso Segura.

 

El legislador carece de una imagen positiva por su escándalo en Sydney 2000 cuando fue descalificado de la prueba de los 20 kilómetros, y como funcionario público siendo titular del entonces IDDF fue inhabilitado por la Contraloría General de Gobierno por firmar documentos en los que avaló a dos familiares como funcionarios del Instituto para que consiguieran  visas de entrada a Estados Unidos.

 

El proyecto también es visto con oportunismo por Zamudio. “Precisamente para evitar esas confusiones de oportunismos es que prefiero seguir trabajando como hasta ahora, con la entidad que seguramente va a seguir en seis años y más, la Conade. El subdirector de Calidad para el Deporte, Israel Benítez, ya me manifestó todo su apoyo”, apuntó.