Eleva su arquitectura interior

243

 

Por: Marco Antonio Mata / Agencia Reforma
CIUDAD DE MÉXICO 31-Mar-2019 .-Darle vida a un departamento que se localiza en el interior de un edificio diseñado por Teodoro González de León requiere de una notable visión y creatividad, dos cualidades que sobradamente tiene el arquitecto Oscar Peña de la Mora, quien supo canalizarlas en los 323 metros cuadrados del piso 16.

“El espacio estaba originalmente concebido para dos departamentos, entonces, la nueva distribución debía estar resuelta aprovechando al máximo la orientación y las mejores vistas. El núcleo de conectantes verticales, ubicado al centro, secciona en dos zonas definidas el edificio y funcionalmente se aprovecho está situación para separar las áreas publicas de las privadas”, explicó Peña de la Mora.

De acuerdo con el artífice, la arquitectura interior de este inmueble puede definirse como sobria y elegante. Las áreas claramente definidas responden al grado de privacidad requerido y, a su vez, se encuentran sutilmente conectadas.

La forma cuadrada que tiene la planta permitió ubicar la superficie social con una buena orientación y las mejores vistas. Las habitaciones se encuentran en el lado opuesto de la fachada, donde se favorecen la iluminación y la privacidad.

“El resultado son dos áreas claramente definidas y unidas por un pasillo, en donde se ubica el ecléctico baño de visitas. En el otro extremo se integra el cuarto de televisión que funge como vestíbulo de la zona privada. Las áreas de servicio, por otra parte, colindan con el núcleo de las escaleras y con un segundo acceso”, detalló el arquitecto.

Acabados versátiles
Para los pisos y muros de 16 Country Club se utilizaron materiales de calidad como mármoles, granitos, maderas preciosas, tapices y lambrines de nogal. Es el resultado de una cuidada intervención constructiva.

Además del diseño y la ejecución de mobiliario a la medida, elaborado por Spacio, el despacho que encabeza el artífice tapatío, se consideraron otros muebles de diseño original de prestigiosas marcas, principalmente de la italiana y colorida Kartell.

La distribución interior comprende sala, comedor, cocina, medio baño, cuarto de televisión, áreas de servicios, tres recámaras con vestidor y baño completo. Se trata de espacios fluidos y bien jerarquizados.

La cocina, por ejemplo, uno de los puntos focales que integran ese hogar, es italiana y tiene una cubierta de granito Black Galaxy con acabado Leather y puertas de melamina con terminado de nogal europeo que contrastan con otras puertas en acabado espejo color grafito. El plafón tiene una línea de luz perimetral y los bancos que rodean la barra son de Kartell.

“El área del recibidor y el bar se distingue por un plafón más bajo que crea un efecto de nicho; sus muros están recubiertos por un lambrin de madera de nogal en formas triangulares caprichosas, cuyas vetas en diferentes direcciones enfatizan el efecto geométrico y ocultan las puertas del elevador. Gracias a su volumetría piramidal, la barra del bar se integra con el diseño”, añadió el arquitecto Oscar.

El proyecto de iluminación atiende todos los espacios y pone especial atención a las obras de arte que enriquecen visualmente el interiorismo.

A detalle…
– El proyecto se desarrolló en dos meses y la ejecución en un año.
– Las áreas privadas cuentan con las mejores condiciones de asoleamiento y orientación.
– El espacio social puede dividirse fácilmente mediante una mampara oculta que es corrediza.

– Las robustas trabes estructurales del edificio se utilizaron para crear un efecto de pérgolas a lo largo de la sala-comedor.
– Una pieza de arte muy colorida y colgada a un muro parece flotar en el entorno.