Exige diputado exhibir privatización de playas

40

Eduardo Martínez Arcila exige que Sectur haga público quiénes y cuáles son las playas que se han privatizado.

 

POR: HERLINDO VÁZQUEZ

CHETUMAL, Q. ROO.- Si bien existen tres municipios de Quintana Roo considerados a nivel nacional como privatizadores de playas, la Secretaría de Turismo (Sectur) debe asumir una postura crítica, exhibir a quienes incurren en tales prácticas y retirarles los espacios que son públicos, denunció el presidente de la Gran Comisión de la XV Legislatura local, Eduardo Martínez Arcila.

 

Recientemente, el subsecretario de Planeación y Política Turística de la Sectur, Simón Levy Dabbah, dio a conocer a nivel nacional que los destinos más afectados por la privatización de las playas en México son Bahía de Banderas, en Nayarit; La Paz, Baja California Sur; así como Tulum, Solidaridad y Benito Juárez, en Quintana Roo.

 

Consideró como grave el problema porque se trata de patrimonio de los mexicanos que empresarios y extranjeros se han adjudicado.

 

Martínez Arcila sostuvo que lejos de tomarlo meramente como discurso, la Sectur debería realizar un censo de ellas y hacer del conocimiento público quiénes son aquellos particulares y grupos hoteleros que a la fecha se han apropiado de playas quintanarroenses.

 

Consideró necesario definir la estrategia a seguir para revertir este problema que ahora impacta en la prohibición del libre acceso a las playas, y que no es tema exclusivo de Quintana Roo.

 

El diputado externó que adicionalmente el subsecretario de Turismo debe procurar inversión para darle a visitantes y habitantes locales, espacios con servicios de primer nivel y de calidad, seguridad y limpieza permanente. Desde luego, sin perder de vista que de nuevo todas las playas del Estado sean de acceso público.

 

No obstante, sentenció que más allá del discurso respecto al tema antes señalado, hoy existen dos grandes prioridades en Quintana Roo, tales como reactivar la promoción turística y entrarle de lleno al combate al sargazo.

 

Comentó que de nada serviría tener libre acceso a los litorales quintanarroenses si están llenos de sargazo, pues eso mermaría la cantidad de visitantes, aparte de representar un riesgo para su salud.