Frustra Presidente negocio de CPTM

88

 

 

POR: MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- De acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, los fondos para la promoción turística de México se usaron en publicidad gubernamental y sirvieron para pagar favores a medios de comunicación.

 

Fue una especie de subvención encubierta, es decir, entrega de dinero por parte del gobierno a particulares sin obligación de que fuera reembolsado.

 

Además del fondo de 6 mil millones de pesos anuales para la promoción turística, había 60 oficinas del gobierno federal en el mundo, a través de ProMéxico que, a decir del presidente, representaban una especie de becas para “puro recomendado”, para que gente cercana a los altos funcionarios públicos pudiera estar en el extranjero.

 

“ProMéxico fue un invento de los tecnócratas y los corruptos. ¿Han visto ustedes una oficina en México que se llame ProFrancia, ProItalia, ProChina? Nada. Todas esas cosas se terminaron, aunque no les guste”, advirtió.

 

Lo dicho por López Obrador tiene sustento en los “Lineamientos para la participación en los programas cooperativos y bilaterales del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM)”, aprobados mediante acuerdo No. 03/04/2018 de la Cuarta Sesión del Comité de Mejora Regulatoria Interna, celebrada el 10 de agosto del año pasado.

 

En el documento se establecen cláusulas para la comprobación de recursos a través de tres alternativas cuando los recibos fueran insuficientes. La primera dice que “se solicitará una carta emitida por el medio, que bajo protesta de decir verdad, avale las acciones realizadas”, y la segunda señala que cuando no se cuente con documentos, testigos ni soportes documentales “se aceptará documento notariado o en su caso carta membretada y firmada del Estado/Destino o Socio Comercial Nacional o Internacional  en el que, bajo protesta de decir verdad, se dé fe de que se llevó a cabo la acción correspondiente”.

 

Otra, dicta que para casos no previstos, éstos serán revisados por la Dirección General Adjunta de Mercadotecnia y Promoción, Dirección Ejecutiva de Promoción y/o Coordinación de Cooperativos, quienes determinarán (de manera discrecional) cuál será el criterio de comprobación que aceptará el Consejo de Promoción Turística de México.

 

La responsabilidad recae en el entonces director general adjunto de Mercadotecnia y Promoción del CPTM, David Espinosa; tienen el aval del director general adjunto de administración y coordinación internacional, Francisco Javier Luna, y la autorización del director general, Héctor Flores Santana.

 

El CPTM era, hasta hace unos meses, el organismo encargado de coordinar, diseñar y operar las estrategias de promoción turística en México y el mundo, mediante la promoción de destinos y actividades en escenarios naturales y culturales.

 

El Consejo ya tenía planes de inversión para 2019, pero con el cambio de rumbo en la llamada “Cuarta Transformación”, los fondos se utilizarán en mejora de colonias marginadas, sin agua y sin drenaje de los centros turísticos, donde viven los trabajadores de manera precaria y en marginación.

 

El Proyecto de Plan de Mercadotecnia 2019 contempló cuatro supuestos: Recibir 70 por ciento de los ingresos del Derecho de No Residente, mantener en términos reales los recursos provenientes del Presupuesto de Egresos de la Federación, conservar la estructura organizacional y las oficinas de representación en el exterior y seguir con la orientación estratégica de la promoción.

 

La estrategia planteó ocho objetivos: crecimiento de la derrama económica, incrementar llegada de turistas internacionales, mejorar la conectividad aérea, reactivar el turismo de Estados Unidos y mantener en crecimiento el mercado de Canadá.

 

Además, incrementar el turismo europeo, promover mercados emergentes de Asia y América Latina, impulsar el crecimiento del mercado nacional y consolidar destinos y desarrollar otros nuevos.

 

El cumplimiento de metas generaría aumento en la derrama económica por turismo internacional (entre 7 y 8 por ciento), llegada de turistas internacionales (entre 6.5 y 8.5 por ciento), arribos por avión (entre 6 y 7 por ciento), llegada de turistas europeos (5.2 por ciento), de mercados emergentes y América Latina (9.3 por ciento), cantidad de turistas a cuartos de hotel (5 por ciento) y los vuelos internacionales a México (5 por ciento).

 

Los objetivos a consolidar eran destinos nacionales entre turistas de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Argentina, Colombia, Brasil y España, con los cuales se tiene una presencia importante y hay conocimiento de nuestro país.

 

Aumentaría también la promoción en países con presencia moderada de turistas, como Alemania, Francia, Perú, Chile, Italia, Japón, China y Corea del Sur, además que se iban a explorar nuevos mercados como Holanda, Dinamarca, Rusia, Australia, Polonia, India, Finlandia, Noruega, Suecia e Islandia, entre otros de la región nórdica.