Toman primera imagen de un agujero negro

68

Es la primera evidencia directa de la existencia misma de los agujeros negros, pues hasta ahora la prueba más fehaciente que había al respecto, en el caso de M87, por ejemplo, eran las órbitas de las estrellas más cercanas que lo gravitaban.

Ricardo Israel Sánchez Becerra / Agencia Reforma

Cd. de México, México 10-Apr-2019 .-En un hecho inédito, la primera imagen de un agujero negro fue capturada por el proyecto internacional Event Horizon Telescope (EHT), y presentada este miércoles de manera simultánea alrededor del mundo.

En realidad, la imagen tomada es de la sombra del agujero negro supermasivo M87, puesto que es imposible observar directamente este tipo de objetos estelares que no emiten luz.

A través de una red global de ocho telescopios, incluido el Gran Telescopio Milimétrico (GTM) en el Estado de Puebla, el EHT captó la luz que el material cósmico, polvo y gases, alrededor del agujero negro emite en la longitud de onda de un milímetro conforme es absorbido por la atracción gravitacional del mismo, lo cual genera un contraste que permite dimensionar a M87.

Es la primera evidencia directa de la existencia misma de los agujeros negros, pues hasta ahora la prueba más fehaciente que había al respecto, en el caso de M87, por ejemplo, eran las órbitas de las estrellas más cercanas que lo gravitaban.

“Físicos y astrónomos habían aceptado la existencia de los agujeros negros durante años, sin embargo, nunca habían visto uno directamente”, destacó David Hughes director e investigador principal del GYM.

Las estaciones de observación que integran el EHT son el ALMA y APEX (Chile); IRAM 30m (España); SMT (EU, Arizona); JCMT y SMA (EU, Hawai); SPT (Polo Sur), y el GTM de Puebla, la infraestructura científica más cara del País, con una inversión de cerca de 200 millones de dólares.

A través de la técnica de interferometría de línea de base muy larga, éstas trabajan como si fueran un único radiointerferómetro, observando de manera simultánea el mismo objeto, y después los datos recopilados son combinados en una supercomputadora para obtener una única imagen.

Es un telescopio virtualmente del tamaño de la Tierra, con una potencia 2 mil veces mayor que la del telescopio espacial Hubble de la NASA.

“Esta resolución es suficiente para ver una naranja en la superficie de la Luna”, ejemplificó Hughes.

La imagen presentada es el resultado de una semana de observación que concluyó el 11 de abril de 2017, en la que se registraron más de 65 horas de datos. El procesamiento de los mismos se llevó a cabo en el Observatorio Haystack de Estados Unidos y en el Instituto Max Planck de Radioastronomía en Alemania.

Dirigir la mirada a este objeto estelar ubicado a 25 mil años luz de la Tierra, y que posee una masa aproximada de 4 millones de veces mayor que la del Sol, tiene un objetivo muy puntual: probar la Teoría General de la Relatividad en ambientes de gravedad extrema, para corroborar propiedades fundamentales del espacio, el tiempo y la gravedad.

El anuncio se dio simultáneamente a través de conferencias en Washington, Bruselas, Santiago de Chile, Shanghai, Taipei y Tokio. La rueda de prensa en México fue presidida por María Elena Álvarez-Buylla Roces, directora general del Conacyt, y Leopoldo Altamirano Robles, director del INAOE, así como por Hughes, y Laurent Loinard, investigador del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica (IRyA) de la UNAM, ambos pertenecientes a la colaboración internacional del EHT.