Transparencia entrelazada

219

 

María Fernanda Legorreta / Agencia Reforma
CIUDAD DE MÉXICO 31-Mar-2019 .-No es necesario un terreno tan extenso para poder llevar a cabo un gran proyecto, así como esta casa situada en Omiya, Japón, cuyos dos pisos de 50 metros cuadrados se entrelazan con dos niveles más en un sitio de 100 metros cuadrados.

Está conformada por dos plantas principales, cada una con una extensión por encima que simula como si tuviera más niveles. No obstante, cada piso está dividido por zonas, lo que le imprime un dinamismo natural.

“Hay una regla original, la composición de cada cuatro habitaciones se invierte entre diferentes pisos para que éstas estén llenas de sentimientos y diversidad. Así, el usuario la siente como una gran habitación conectada”, comentó el arquitecto Yuusuke Karasawa, responsable de la obra.

El pequeño inmueble tiene aleros que rodean la mitad del techo y cruzan con las brechas que continúan hacia una pared diagonal. Por ello, para componer una elevación única e intrincada, se ramifican entre sí alcanzando a los voladizos exteriores.

“Me inspiró la ciencia de la complejidad, por lo que quise convertirlo en realidad. Cada habitación está conectada con huecos y podemos ver el espacio opuesto a través de vacíos, es decir, la distancia visual es corta, pero para poder llegar ahí, se tiene que hacer un desvío y después llegar a otro nivel”, explicó el también fundador de Yuusuke Karasawa Architects.

El artífice originario de la ciudad de Tokio estudia el espacio de tipo red generado por el método de arquitectura algorítmica, ya que puede producir un nuevo prototipo de hogar con diversidad y orden.

 

Esencia nipona

A pesar de su innovación, en la residencia existen reminiscencias tradicionales, en especial de una vivienda llamada ‘minka’. En este tipo de edificaciones cualquier estancia se puede usar de diversas formas, a pesar de su tamaño.

La tonalidad blanca caracteriza la obra, mientras que los pisos de roble y el cáñamo de sisal agregan una apariencia de contraste.

“El ingeniero británico Alan Burden inventó una estructura de acero especial llamada ‘viga de caja’ para esta casa, la cual se compone de placas de acero de seis milímetros. Se elabora en la construcción mediante soldadura, pero es bastante difícil fabricarlas y erigirla sin tanta espaciosidad”, contó. Karasawa.

Este componente tomó casi un año desde que se comenzó a manufacturar y, al final, permitió usar columnas estrechas ubicadas en las esquinas, lo que enfatiza una estética pura.

Los interiores tienen solamente el mobiliario necesario sin que con ello se le reste belleza a la vivienda.

¡Aguas con los vecinos!
Al ser una casa con grandes ventanales se tomaron medidas:
+ Se colocaron cortinas de espejo hechas de poliéster.
+ Se puede ver de adentro hacia afuera, pero no al revés.
+ Se mantiene la privacidad de los dueños, incluso durante la noche.