Muestra Mara opacidad en BJ

93

Mara Lezama no ha cumplido con su promesa de un gobierno transparente.

 

POR: MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Sin escolaridad ni trayectoria laboral alguna que los avale, la presidencia municipal en Benito Juárez y su Cabildo contribuyen a la opacidad que tanto critica el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ha reiterado que la “transparencia es la regla de oro”.

 

De acuerdo a las fichas curriculares que se presentan en el portal de transparencia del Ayuntamiento, la alcaldesa Mara Lezama carece de un nivel máximo de estudios (con la leyenda “Ninguno”) y tampoco cuenta con una trayectoria laboral que muestre sus tres últimos empleos (aparece textual “Sin datos”). En su caso, se informa que no ha sido objeto de sanciones administrativas y que su puesto público tiene por objetivo “ejecutar y comunicar las decisiones del Ayuntamiento”.

 

En esa misma condición están las semblanzas de los 15 regidores que integran el Cabildo municipal, de quienes también se deja ver muy poco, apenas su nombre completo y que carecen de sanciones administrativas, más el objetivo del puesto que ocupan, descrito como “integrar el órgano colegiado de gobierno para el desempeño y funcionamiento de la administración pública municipal”.

 

Ellos, al menos eso se muestra en el portal de transparencia, carecen de escolaridad o nivel máximo de estudios y trayectoria de los últimos tres empleos.

 

En condiciones similares aparecen los titulares de la dirección general de Protección Civil, dirección de ingresos coordinados y cobranzas, coordinación de giras y logística, dirección de parques y áreas coordinadas, departamento de análisis y estudios de la propiedad, coordinación jurídica y dirección de regularización de tenencia de la tierra y asentamientos humanos.

 

También hay información escueta entre los titulares de la coordinación de representación municipal de programas federales, inclusión y equidad social; delegación municipal en Alfredo V. Bonfil o subdelegación de Puerto Juárez, entre otros que integran un listado de 500 fichas curriculares.

 

Los servidores públicos más transparentes son los de menor rango quienes detallan su preparación académica y sus últimos tres empleos, pese a que en algunos casos están alejados del perfil profesional que amerita la responsabilidad que encabezan.

 

En esta situación hay diligencieros, capitanes de barco, representantes de ventas, vendedoras de autoservicio, secretarias, operadores de radio y asistentes en medios de comunicación.

 

También hay promotoras de productos de limpieza, guardias de seguridad, operadores de camión, mozos y hasta bailarines, pero son los que cumplen con el artículo 91 fracción 17 de La Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública para el Estado de Quintana Roo, en tanto que algunos de sus jefes lo hacen a medias.