¡Celebremos su día!

44

 

 

 

POR: GABRIELA TORRES ORTEGA

CANCÚN, Q. ROO.- Hoy se celebra el “Día Internacional de los Patitos de hule”, esos adorables juguetitos que se usan generalmente en la ducha y que han servido durante años para que los peques de la casa jueguen durante horas.

 

Y aunque los personajes que mencionamos son más bien famosos de la tele, películas, series y de los cuentos, también muchos de ellos han salido en la versión de “patitos de goma”.

 

Seguramente nos faltan muchos por mencionar, ¿pero a ti, quién es el personaje que mejor te cae?

 

El Patito Feo es uno de los cuentos para niños más vendidos en todo el mundo, cuya historia original pertenece a Hans Christian Andersen. Y es que desde que somos niños tenemos “ese algo” de masoquismo, porque aunque ya sabíamos el final del patito feo –que en realidad era un cisne y termina siendo el más bello del estanque–, sufríamos mientras las hojas del libro llegaban al final.

 

 

Empecemos con el patito de Enrique (Plaza Sésamo). Él es uno de los mejores ejemplos que jugar en el baño era de lo más divertido que podíamos hacer cuando éramos niños. ¿Se acuerdan que hasta tenía una canción para su patito de hule? Entre sus párrafos, le cantaba, “Mi patito te llevo en el corazón”.

 

 

Si pensamos en patos a los que todo les da miedo, definitivamente Wade (de La Granja de Orson) se lleva el primer lugar, pues para hacer cualquier actividad, tiene que ir con su salvavidas –que tiene la misma expresión que él– para que sienta seguridad.

 

 

Por supuesto que en esta lista tenía que estar el Pato Donald (de Disney), ese divertido personaje enojón y berrinchudo, pero que es capaz de hacer cualquier cosa para ayudar a sus amigos y su familia… aunque muchas veces sean sus sobrinos, Hugo, Paco y Luis, quienes lo saquen de quicio.

 

Hace unas semanas, Disneyland Paris sacó un anunció que nos enterneció. Un patito recién nacido se encariña con los cómics del Pato Donald; como es la ley de vida, él y su familia tienen que emigrar y durante el viaje debe dejar el libro, pero la sorpresa al final, ¡es lo mejor!

 

 

Otro infalible para recordar hoy, es el Conde Pátula y su tierna Nana, que le decía “Patolín” (algo así como nos pasa con nuestros papás y nuestros tíos… que nos siguen viendo como si tuviéramos cinco años cuando digamos que ya desde hace tiempo tenemos nuestra credencial de elector).

 

La caricatura surgió como una parodia al personaje del Conde Drácula. Y aunque provenía de una de las familias de patos-vampiro más prestigiosa, él odiaba la sangre, así que era vegetariano; y su Nana y Mayordomo tenían que salvarlo de todos los embrollos en los que se metía.

 

 

¡Cómo olvidar al Pato Lucas o Daffy Duck (de los Looney Tunes)! Y le hace honor a su nombre, porque en ocasiones podía ser el más chiflado, otras brincaba de un lado a otro, y otras tantas tramposo y enojón.

De hecho, inmortalizó la frase que siempre le decía a Bugs Bunny, “Eres despreciable”.