Buscan iniciativas para comercializar sargazo

66

“Queremos generar deseo para empresarios e inversionistas de ver el sargazo como negocio”, dijo Roberto Cintrón, presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún (AHC).

Reforma / STAFF

El aumento en la problemática del sargazo en las costas del Caribe del País ha motivado el surgimiento de iniciativas que buscan aprovecharlo como material para su industrialización y comercialización.

“Queremos generar deseo para empresarios e inversionistas de ver el sargazo como negocio”, dijo Roberto Cintrón, presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún (AHC).

La Asociación trabaja en conjunto con una compañía en Guadalajara para la recolección y procesamiento de esta macroalga, con la cual han elaborado un polímero resistente con un porcentaje de sargazo de entre 30 y 70 por ciento apto para la industria de la construcción, para mobiliario de jardín e incluso para durmientes del Tren Maya.

Jorge Castro, fundador de Renovare y tercera generación de fabricantes de zapatos en León, Guanajuato, desarrolló un calzado a base de PET, orgánico, sustentable y 100 por ciento ecológico con suelas de una mezcla de polímeros y entre 100 y 150 gramos de sargazo.

En sus pruebas, Renovare calculó una producción de 10 mil a 15 mil pares de zapatos por cada tonelada de sargazo y una capacidad en su planta para producir de 20 mil a 25 mil pares por mes, que estarían listos para comercializarse en julio o agosto de este año.

Ubicada en Cancún, Alquimar es una planta piloto con tres años de labores en torno a generar una industria limpia con base en sargazo al otorgarle a éste un valor agregado, dijo Luis Macías, líder del proyecto de emprendimiento.

Con apoyo del Conacyt, la empresa bioindustrial consiguió extraer componentes de la macroalga y aprovecharlos en la producción de suplementos alimenticios, alginato y biofertilizantes que comercializarán dentro y fuera del País.