Comenzaron las emociones en nuevo parque de aventura

59

El nuevo atractivo de la Riviera Maya entró ayer en funciones para los amantes de la aventura.

 

CANCÚN, Q. ROO.- El nuevo atractivo turístico en parques de aventura abrió ayer sus puertas al público. Xavage entró en operaciones y se convirtió en el tercer centro de recreación para quienes desean experimentar emociones al límite.

 

En una sencilla ceremonia los anfitriones dieron la bienvenida a sus primeros visitantes: un grupo de amigos originarios de Guatemala.

 

Los jóvenes Ricardo Ozaeta, Ana Lucía Solórzano y Judith Veliz, tuvieron el privilegio de inaugurar oficialmente las actividades de este parque.

 

Xavage pone a disposición de más de 13 millones de visitantes anuales que llegan al destino, una singular oferta de actividades que rompen con todo lo existente hasta hoy en Cancún y la Riviera Maya, gracias a la apuesta por la innovación y la creatividad en el producto turístico.

 

Con Xavage, Grupo Xcaret tendrá la oferta de parques de aventura en espacios naturales más importante de México, con actividades que pueden practicarse de día o de noche, durante todo el año, pues este nuevo centro se suma a las actividades que ofrecen Xplor y Xplor Fuego.

 

A partir de esta Semana Santa, Xavage le brinda a los visitantes una grandiosa experiencia de rafting, con la actividad de “Barracuda”, que tiene lugar en el río de rápidos hecho por la mano del hombre más largo del mundo, con poco más de un kilómetro de longitud.

 

Otra de las actividades que marcan esta nueva era en la oferta turística de Cancún y Riviera Maya es “Monos”, el “rope course” con un reto en las alturas fuera de serie, ya que tiene 4 niveles de dificultad con 24 desafíos cada uno.

 

Con vehículos todo terreno tipo “Rock Crowler”, la actividad de “Puma” ofrece el mayor número de obstáculos de una pista “Off road” en México.

 

Halcón es otra actividad singular que permite que los visitantes se desplacen horizontalmente a 20 metros de altura, con un recorrido individual de medio kilómetro. Es un vuelo con subidas, bajadas y algunas curvas, lo que de verdad permite planear en el vuelo.

 

“Libélula” constituye otra opción llena de adrenalina, ya que a bordo de lanchas rápidas los visitantes viven una experiencia inédita en medio de un ecosistema de agua y selva. En tanto que “Cocodrilo” permite recorrer circuitos de 750 y 950 metros de longitud a bordo de kayaks, en medio de canales  rodeados de una nutrida vegetación.