Lamentan confusión en el trato contra niña que padece cáncer

85

El albergue Caminemos juntos tiene capacidad para recibir a 40 personas en 10 habitaciones, especialmente entre quienes acuden al Hospital General desde comunidades alejadas.

 

POR: LAURA CRUZ

CHETUMAL, Q. ROO.- La directora del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia estatal (DIF), María Elba Carranza Aguirre, afirmó que nunca existió maltrato contra una niña que padece cáncer en el albergue Caminemos juntos.

 

La funcionaria lamentó la percepción que tuvo la madre de la niña afectada, que por su condición de pobreza, no pudo pagar 20 pesos que se piden para ocupar una habitación para que la menor descansara antes de recibir quimioterapia.

 

“Entendemos que cuando una persona está pasando por una situación de cáncer, uno está mucho más sensible y supongo que la persona se sintió ofendida de alguna manera cuando se le explicó que había que pagar una cuota, aunque no es obligatoria”, refirió la directora.

 

Aseguró que se trató de un mal entendido, pues la cuota es de corresponsabilidad; es decir, se incluye un desayuno de 7 a 10 horas y una cena de 17 a 20 horas, además que se permite alojar a las familias en las habitaciones.

 

“La idea del albergue es que cuando los pacientes terminan del Hospital general, junto con sus familiares vienen a descansar. Hemos observado que aquí hay otra mecánica en el hospital y estamos adecuándonos a lo que no se nos había explicado”, indicó.

 

Carranza Aguirre reconoció que hace falta una mejor coordinación con el Hospital general para brindar un mejor servicio a la población que llega a Chetumal, la cual requiere ocupar el albergue.

 

Recomendó a quienes requieran hacer uso de las instalaciones avisen con anticipación, pues no se cuenta con personal las 24 horas del día. En caso de que alguien llegue de madrugada pueda ser recibido.

 

“El albergue está abierto para todas las personas que tengan necesidad. Me da mucha pena que la señora se haya sentido ofendida, nunca se le maltrató, porque explicarle las disposiciones del reglamento no es un maltrato”, abundó.

 

El albergue cuenta con 10 estancias con capacidad para cuatro personas cada uno, hay sanitarios, comedor, oficina administrativa, recepción y lavandería, entre otros espacios. Su capacidad es de 40 personas que provienen de otros municipios o comunidades.

 

Pese a que el albergue se inauguró en noviembre de 2018, fue apenas el primero de marzo pasado cuando empezó a operar. Apenas el jueves pasado se nombró como directora a Rosela Méndez Contreras.

 

“La situación fue que se atravesaron las vacaciones de Navidad, se estaba capacitando y contratando personas para que estuvieran ahí atendiéndolo, a finales de febrero había unos ‘detallitos’ que cubrir porque es una construcción nueva, porque se inauguró el edificio”, explicó la directora del DIF respecto al atraso.