Se incendia Catedral de Nôtre Dame

56

Representa una pérdida terrible para el Patrimonio Cultural de la Humanidad.

 

 

POR: GABRIELA TORRES ORTEGA

 

PARÍS, FRANCIA.- “Todo está siendo devorado por las llamas. No quedará nada de la estructura que data del siglo XIX de un lado, y del siglo XIII del otro”, declaró André Finot, portavoz de la catedral, en las primeras horas del incendio.

 

Alrededor de las 18:50 (hora local de Francia), uno de los monumentos más icónicos de París, de Francia y de todo el mundo, la Catedral de Nôtre Dame, comenzó a incendiarse. Las campanas dejaban de sonar; las gárgolas no pudieron volar.

 

En cuestión de horas, el fuego consumió todo el techo de la emblemática construcción gótica y en algún momento los testigos pudieron ver cómo se caía la famosa Aguja de la catedral, aquella estructura que podía reconocerse a kilómetros para saber que a lo lejos estaba Nôtre Dame, ubicada en la Île de la Cité, en el lado del río Sena.

 

Cuando los bomberos pudieron controlar relativamente el fuego, ya muy avanzada la noche, el secretario de Estado de Interior del Gobierno francés, Laurent Nuñez, comentó que a pesar de los daños causados en dos tercios de la cubierta del edificio, puede darse por “salvada” la estructura.

 

“El fuego ha disminuido en intensidad, por lo que podemos pensar que la estructura de Nôtre Dame está salvada, en especial el campanario norte”, afirmó el mandatario.

 

No obstante, hasta el cierre de la edición, reportaban grave a un bombero que trabajaba para extinguir el fuego.

 

Presumiblemente, el incendio comenzó en la parte donde estaba restaurándose debido al deterioro que presentaba el edificio.

 

Considerada como Patrimonio de la Humanidad desde 1991, se caracteriza por ser una de las primeras catedrales góticas europeas. Además se convirtió en un modelo para las construcciones medievales posteriores.

 

El interior de la catedral alcanzaba una altura de 35 metros.

 

La fachada principal fue un modelo de elegancia gótica, con sus dos torres, un rosetón de 10 metros de diámetro, los tres pórticos de acceso y una galería de estatuas a 20 metros del suelo.

 

Precisamente el pórtico norte, “La Puerta de la Virgen” fue la que pudo salvarse. Es una típica portada de temática mariana. Durante la Revolución Francesa fue mutilada, pero años más tarde fue reconstruida.

 

Uno de los espacios más populares de la catedral eran las zonas elevadas del techo, cuyo dominio era del jorobado Quasimondo, en la novela de Victor Hugo, una trágica historia que era recordada por las gárgolas.

 

Las 54 gárgolas se ubican en lo más alto de las torres. Fueron reconstruidas por Viollet-Le-Duc, en XIX, tras la Revolución Francesa.

 

Para llegar a ellas había que subir 400 escalones. Sentías que el aire te faltaba y las piernas te fallaban, pero al llegar a lo alto, la vista que se extendía valía la pena.

 

Durante el ascenso también podías contemplar a la magnífica Emmanuel, la campana mayor que pesa aproximadamente 13 toneladas.

 

 

SU HISTORIA:

La edificación de la catedral empezó en un momento de prosperidad económica para la capital francesa, en el año 1163, cuando el país era precisamente uno de los reinos más poderosos.

 

El edificio, que es un templo católico, se comenzó a construir en el siglo XII y se acabó en el XIV.

 

Además, durante siglos, París ha sido capital de modas, de estilos y hasta de guerras.

Durante su casi milenaria historia, Nôtre Dame no solamente ha vivido, sino que ha sido la clave de la historia. Por ejemplo, la coronación de Enrique VI de Inglaterra durante la guerra de los cien años (precisamente entre ambos países); la coronación de Napoleón Bonaparte, en 1804; y la beatificación de Juana de Arco, en 1909.

 

 

DATOS RELEVANTES:

  • El templo fue dedicado a la Virgen María, de ahí el nombre de Nôtre Dame (Nuestra Señora o Nuestra Dama, en español).
  • En 2013 celebraba 830 años de vida.
  • Algunos de los tesoros que aún no se sabe si pudieron salvarse, son la corona de espinas, del año 33; los vitrales, del año 1270; y los retablos, del año 1350.
  • El 19 de septiembre de 1914, la Cathédrale de Reims también fue consumida por el fuego.