Van por título y agencia libre

131
Toronto Raptors' Kawhi Leonard (2) drives to the basket against Milwaukee Bucks' Khris Middleton during the first half of an NBA basketball game, Saturday, Jan. 5, 2019, in Milwaukee. (AP Photo/Aaron Gash) ORG XMIT: WIAG107

Las franquicias no sólo juegan por un anillo, también por llevarse a las estrellas.

 

Por: Staff / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Más allá de definir al campeón de la NBA, la postemporada determinará el futuro de la liga. La Conferencia Este podría dar la sorpresa y, quizá, algún equipo consiga derrotar a Golden State. Pero, para The Wall Street Journal, hay otro gran factor que hará diferencia en esta Postemporada.

 

Es cierto que todos los equipos que aspiran a ganar el título de la NBA quieren sumar una raya más a su palmarés, pero la obtención del título va más allá del reconocimiento: también quieren ganar en la agencia libre. Los próximos cinco años de la liga podrían definirse en los siguientes tres meses.

 

En los últimos años, la lógica de la NBA ha convertido a los Playoffs en un espectacular y deslumbrante precursor de la agencia libre.  La razón por la que buscan el título no es para tener la oportunidad de utilizar champaña como shampoo. Es también porque un campeonato es una herramienta esencial para endulzar el oído de los agentes libres. Es un truco de reclutamiento.

 

El motivo para conseguir un nuevo anillo se llama Kevin Durant, el agente libre más deseado del mercado. Sin duda, un tercer campeonato en fila podría ser tan convincente como cualquier carretilla llena de dinero que los Warriors puedan ofrecerle.

 

Como apunta The Wall Street Journal, no ha existido en la historia un jugador que se vaya a otro equipo tras conseguir un campeonato, menos aún tres.

 

Todos los contendientes al título que sacrificaron la estabilidad a largo plazo para obtener el campeonato competirán este verano con cuatro equipos en Nueva York y Los Ángeles que pueden ofrecer altísimos sueldos en lo que posiblemente será una de las pretemporadas más salvajes que la NBA haya visto.