Salva Capellán santa reliquia

95

Se presume que la ‘Corona de Espinas’ fue la que usaba Jesús cuando murió.

 

 

Por: MARA XANATH QUINTANILLA SALAS / AGENCIA REFORMA

PARÍS, FRANCIA.- El Padre Jean-Marc Fournier es el héroe que junto con el escuadrón de bomberos salvó el Santísimo Sacramento y la Santa Corona de Espinas que se encontraban en la Catedral de Notre Dame durante el incendio, informó ACI Prensa.

 

Ante el temor de que la Eucaristía y la reliquia se perdieran para siempre, el sacerdote, Capellán del Departamento de Bomberos de París, acudió con los bomberos para salvarlos del voraz incendio, arriesgando su propia vida.

 

“Fue con los bomberos a la Catedral de Notre Dame para salvarlas (las dos piezas religiosas”, dijo Etienne Loraillere, editora de la cadena de televisión católica KTO de Francia.

 

Para los católicos, la Santa Corona de Espinas es realmente aquella que fue colocada en la cabeza de Cristo durante su Pasión y el Santísimo Sacramento, como en cualquier templo, es la presencia sustancial actual y real de Jesús.

 

La alerta sobre la posible pérdida de estos objetos sagrados surgió cuando el fuego se propagó por toda la estructura. Por ello, el Padre Fournier, de 50 años, se encargó de recuperarlos mientras los bomberos luchaban para controlar las llamas.

 

“No mostró ningún temor en absoluto en dirigirse directamente a las reliquias que se encontraban al interior de la Catedral y se aseguró de que estuvieran a salvo. Él trata con la vida y la muerte todos los días, y no tiene miedo”, manifestó una fuente del servicio de emergencia local.

 

No es la primera vez que el sacerdote auxilia a quienes lo necesitan.

 

En noviembre del 2015, el sacerdote acudió a la sala de espectáculos Bataclan en París, donde el Estado Islámico (ISIS) asesinó a 89 personas.

 

“Di la absolución colectiva, como la Iglesia católica me autoriza”, manifestó en aquel momento.

 

El Padre Fournier se inició como sacerdote en Alemania y luego se mudó al departamento de Sarthe en Francia. Se unió a la Diócesis de las Fuerzas Armadas en el 2004 y trabajó con el Ejército durante siete años por todo el mundo.

 

Las últimas imágenes del interior de la Catedral tras el devastador incendio muestran la destrucción de la estructura histórica. Sin embargo, la cruz permanece firme sobre el altar.

 

Las reliquias salvadas son invaluables.