Opera primer taxi inclusivo

101
dav

Su propietario y operador, José Silverio Mena Osorno pide al gobierno que ponga en marcha al menos diez unidades más de este tipo.

 

 

 

Por: LAURA CRUZ

CHETUMAL, Q. ROO.- Ante la necesidad de trasladar a las personas con alguna discapacidad para realizar trámites, asistir a consultas médicas, ir de compras o a actividades recreativas se puso en marcha en la capital del estado el único taxi inclusivo que existe hasta el momento en la entidad.

 

Su propietario y operador de la unidad, José Silverio Mena Osorno precisó que este vehículo especial fue adquirido gracias a las gestiones que desde el 2015 realizó la Asociación de Invidentes y Débiles Visuales “Una Luz en el Camino de Quintana Roo”.

 

La unidad, que permanecía en el olvido, fue donada por el Centro de Rehabilitación Integral de Quintana Roo (CRIQ) y por el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y entregada en su momento al Sindicato Único de Choferes de Automóviles de Alquiler (Suchaa) y a la asociación para ponerla en marcha.

 

El vehículo está equipado para personas especiales, toda vez que cuenta con una rampa que permite que las personas con silla de ruedas accedan sin problemas, así como un asiento donde cómodamente pueden sentarse tres personas más.

 

“El apoyo que el Suchaa brindó en su momento, consistió en la cooperación de la concesión número 497 debido a que no se cobran cuotas ni la renta por la concesión de placas”, explicó.

 

En ese sentido, don José Silverio comentó a Luces del Siglo que tras jubilarse y pese a no contar con una extremidad, dedica tiempo completo a prestar el servicio de la unidad para apoyar a las personas que lo requieren; de hecho, dijo, hoy en día logra dar máximo cinco servicios diarios.

 

“Este no es un servicio para decir de esto voy a vivir, es un transporte para dar un servicio social a la discapacidad, con un pago de transporte social”, detalló el propietario de la unidad.

 

Ante la gran demanda que existe, exhortó a las autoridades a adquirir más unidades de este tipo a fin de poder brindar un mayor servicio a la población, pues actualmente él cuenta con un padrón de 150 personas, quienes buscan este vehículo en diversas ocasiones y una sola unidad no da abasto.

 

Y aunque efectivamente, la unidad y placas son proporcionadas por el Suchaa, hoy en día Don Silverio trabaja solo y de su propio bolsillo pone para cubrir los gastos de gasolina, mantenimiento y reparaciones que requiere este vehículo especial.

 

Las personas que requieren de este servicio, deben pagar 30 pesos por corrida, es decir 60 pesos si lo ocupan ida y vuelta; sin embargo don José comenta que hay quienes no cuentan con los recursos suficientes para poder pagar el taxi inclusivo , por lo que a los más vulnerables trata de no cobrarles.

 

“En vez de que el gobierno meta más taxis, con 10 transportes que proporcione a Chetumal gratuitamente, que le dé para su gasolina y asigne a un chofer con sueldo, el gobierno queda de pie ante el sector más vulnerable que es el de discapacidad”, señaló.