Nido de Víboras

74

 

 

 

Por: Alberto Chuc

LA EXPERIENCIA es uno de los requisitos que más se toma en cuenta a la hora de contratar a una persona para un puesto de alta responsabilidad. Porque si bien la eficiencia laboral no depende tanto de diplomas como de capacidad de gestión, confiar en un recién llegado cuesta un poco si no se tiene una referencia previa que permita contrastar su desempeño con expectativas reales.

 

Y MÁS en política, espacio en el que contar con un colmillo laaargo y retorcido parece ser indispensable para sobrevivir y lograr algo en esa jungla de veleidades. En eso tiene razón el diputado tricolor José Luis González al decir que la competencia del 2 de junio está más abierta de lo que parece porque en ella hay muchos candidatos nuevos.

 

NUEVOS ENTRE comillas, ya que aunque para algunos sea su primera incursión seria, en realidad no sería su primer coqueteo con este bajo, oscuro y a veces divertido mundo. Por ello, asegura, la victoria vendrá más de la mano de la estructura política del partido postulante y no tanto del carisma del postulado.

 

A SIMPLE vista su razonamiento tiene lógica, pero lo que el priista omite es que no se trata de una situación excepcional sino de algo ya muy establecido, puesto que la aparición de jugadores “nuevos” es algo que se ha vuelto común en la política desde hace un buen rato.

 

ADEMÁS, SE le olvida al legislador que gran parte de esta situación deriva del desprestigio que su partido ayudó a crear en torno al ejercicio de la política, una de las razones por las que la gente prefiere arriesgarse con bueno por conocer que con malo conocido.

 

ALLÍ ESTÁN los ejemplos de los comediantes Jimmy Morales en Guatemala, Volodimir Zelenski en Ucrania y Donald Trump en Estados Unidos, quienes sin experiencia previa se alzaron con el triunfo en las urnas y ahora gobiernan sus países.

 

QUE LA experiencia sigue siendo preferible en alguien que aspira a un puesto de representación popular es cierto, pero precisamente las malas experiencias del pasado con políticos experimentados, es lo que hace ver a los novatos como un mal menor.

 

EL QUE no arriesga no gana y más bien lo que se intuye detrás de las palabras del diputado González, a cuyo partido no se le auguran buenos resultados en la elección, es pura y simple ardidez.

 

***

 

EN LO que el asunto del regreso de Uber a Quintana Roo se resuelve, la empresa se alista a cotizar en la Bolsa de Valores neoyorquina, en respuesta al movimiento hecho por su competidor Lyft el mes pasado, cuando dio campanazo en Wall Street.

 

¿Y A nosotros qué?, se preguntará alguno. Bueno, el hecho da una idea de la potencia económica de ambas empresas, que son tan grandes que ya requieren de hacerse de inversión pública para seguir creciendo.

 

PERO NO se trata de preferir a Goliat sobre David, sino de ver que el mundo avanza en una dirección mientras que en el estado algunos sectores todavía se resisten a mover pie y defienden sus privilegios con la sobada consigna de la “competencia desleal”.

 

A TODOS nos gustan las historias de éxito, y más cuando se trata de alguien que venció la adversidad. En ese sentido, ojalá los taxistas se comportaran como verdaderos Davids que se levantan ante el gigante con ingenio en vez de con berrinches y horizontes estrechos.