Temían atentado tarde o temprano

52

Suman 311 muertos por ataque múltiple en iglesias y hoteles; van 24 detenidos.

REFORMA / STAFF

Era cuestión de tiempo que Sri Lanka fuera atacada, como finalmente ocurrió el domingo. De acuerdo con expertos, los vínculos de células islamistas con grupos yihadistas pueden haberse fortalecido en los últimos años luego de que algunos musulmanes de ese país viajaran para luchar en las guerras en Siria e Irak.

Según Sameer Patil, miembro de seguridad nacional de Gateway House, un grupo de investigación de política exterior, como el Estado Islámico perdió recientemente su último trozo de territorio sirio, era más probable que los combatientes extranjeros del grupo regresaran a su hogar en Sri Lanka y otros países.

“Era cuestión de tiempo antes de que los golpeara en su propio suelo”, dijo. Aunque los ataques en Sri Lanka fueron atribuidos a una célula local, autoridades y analistas ven detrás de ellos la sombra de organizaciones terroristas globales.

Funcionarios del país asiático afirmaron que los bombardeos coordinados de iglesias y hoteles en todo el país el domingo fueron llevados a cabo por el National Thowfeek Jamaath (Organización Nacional de Monoteísmo), grupo islamista radical poco conocido, pero que contó con ayuda internacional.

Rajitha Senaratne, Ministro de Salud y vocero presidencial, culpó al grupo en una conferencia de prensa en Colombo, la capital. “Hay una red internacional sin la cual estos ataques no podrían haber tenido éxito”, señaló.

Hasta anoche nadie se había atribuido la responsabilidad de los ataques que habrían dejado al menos 311 muertos y 500 heridos. Las autoridades de Sri Lanka habían arrestado hasta ayer a 24 sospechosos, pero se negaron a identificarlos.

Expertos en contraterrorismo dijeron que un ataque tan coordinado necesitaría ayuda de un grupo más experimentado en el extranjero.

“La selección de objetivos y el tipo de ataque me hacen muy escéptico de que esto haya sido realizado por un grupo local sin ninguna participación externa”, dijo Amarnath Amarasingam, especialista en extremismo de Sri Lanka en el Instituto para el Diálogo Estratégico.

Anne Speckhard, directora del Centro Internacional para el Estudio del Extremismo Violento, dijo que los ataques perpetrados por guerrilleros tamiles durante la guerra civil eran parte de un movimiento separatista étnico o nacionalista, y en general no tenían objetivos religiosos. “Estos ataques parecen ser bastante diferentes”, dijo.

“Parece que salieron del ISIS, Al Qaeda, de un manual de yihadismo global militante, ya que son ataques que fomentan el odio religioso al atacar a varias iglesias en un día feriado”.