Acusa fraude bancario; inicia huelga de hambre

54

La docente afectada acusó que una persona identificada como Jazmín Pérez sustrajo sus ahorros, que alcanzaban casi 600 mil pesos, y únicamente le dejó 95 pesos en su cuenta.

HERLINDO VÁZQUEZ

CHETUMAL, Q. ROO.- En protesta por un presunto uso indebido de datos personales que derivaron en fraude y robo de prepensión y pensión, la maestra Elizabeth Alpuche Pajón inició una huelga de hambre afuera de una sucursal de Bancomer en esta ciudad.

La docente, de Educación Física y Artes Plásticas, manifestó que se mantendrá en huelga de hambre hasta que la institución bancaria le resuelva su problema o inclusive fallezca. La maestra colocó desde el pasado lunes una casa de campaña afuera de la sucursal bancaria situada en la confluencia de las avenidas Álvaro Obregón y Benito Juárez, en el centro de Chetumal. Denunció que personal ejecutivo del banco estaría involucrado en la sustracción de sus ahorros y nadie quiere resolverle el problema o al menos brindarle información.

“Personal de Bancomer usurpó mi nombre y me dejaron sin mi prepensión y pensión; yo estoy pensionada por invalidez permanente, entonces en vida se me dan mis seguros de vida y se me depositaba a mi tarjeta de pensionado”, denunció.

La docente afectada acusó que una persona identificada como Jazmín Pérez sustrajo sus ahorros, que alcanzaban casi 600 mil pesos, y únicamente le dejó 95 pesos en su cuenta. Además, la supuesta defraudadora solicitó un préstamo, del cual el banco hace un descuento mensual a la propietaria de la cuenta, que es la maestra.

Y aunque el personal ejecutivo de la sucursal bancaria reconoció el error, no le ofrecieron reparación del daño. “Me dejaron con 95 pesos nada más, es lo que tenía en mi tarjeta de pensionado, tenía como 600 mil pesos… Esa persona pidió un préstamo y supuestamente soy yo, usurparon mi nombre, no sé cómo le hicieron porque tengo mi tarjeta acá y sacaron el dinero desde Tijuana”, señaló.

Con lo sucedido, explica, de los 17 mil pesos que percibía mensualmente sólo percibirá cinco mil por los descuentos derivados del “préstamo” que Jazmín Pérez hizo a su nombre.

“Aun así Bancomer se niega a corregir ese error y no hay quien me dé razón. Los ejecutivos me evaden, al parecer por orden del gerente. Me mantendré acá, de todos modos por lo que me hicieron me voy a morir de hambre”, acusó.