Confunden socorristas embolia con ebriedad

46

Empero, paramédicos de la ambulancia 4 de la Alcaldía Miguel Hidalgo consideraron que la mujer de 56 años estaba en estado de ebriedad y no requería hospitalización.

Dalila Sarabia y Samuel Adam

La primera valoración que tuvo María Guadalupe Fuentes Arias, abandonada por policías afuera del Metro Tacubaya, fue equivocada.

El Gobierno de la CDMX y el sindicato del Metro revelaron que la mujer recibió atención de socorristas dentro de la jefatura de estación, a las 8:55 horas del sábado 16 de febrero, minutos después de sufrir un infarto cerebral.

Empero, paramédicos de la ambulancia 4 de la Alcaldía Miguel Hidalgo consideraron que la mujer de 56 años estaba en estado de ebriedad y no requería hospitalización.

“Procedieron a practicarle los primeros auxilios a la persona afectada, realizándole la valoración correspondiente y tomándole signos vitales, diagnosticando que se encontraba en estado etílico y que no ameritaba traslado a un hospital”, detalló el líder sindical Fernando Espino Arévalo en carta dirigida a REFORMA.

“Llegó una ambulancia y no se llevó a la persona. Hay una cadena de responsabilidades, porque no puede ser que si la ambulancia no se lleva a la persona ocurra lo que ocurrió”, indicó Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno.

María Guadalupe murió tres días después del infarto cerebral. Fue traslada el 17 de febrero por SUUMA Voluntarios. “No se veía en situación de calle o que hubiera tomado y nos explicaban que llevaba, me parece, un día perdida”, comentó Erick Sánchez, paramédico de la agrupación.