Irrumpe juicio político en debate demócrata

51

Desafían liderazgo de Nancy Pelosi pese a dificultades para que prospere.

REFORMA / STAFF

WASHINGTON.- El informe Mueller abrió las primeras grietas en el muro de contención que había levantado Nancy Pelosi alrededor de la bancada demócrata.

La presidenta de la Cámara de Representantes había logrado acallar las ansias por iniciar un juicio político a Donald Trump, proceso de destitución abocado al fracaso y que, advierte Pelosi, ahuyentaría a los votantes moderados.

Pero ahora el debate se abrió de lleno en el partido: tres candidatos a enfrentarse a Trump en 2020 defienden iniciar el proceso. Para que prospere, se requiere una mayoría de dos tercios en el Senado, actualmente liderado por los republicanos.

El informe del Fiscal Especial Robert Mueller sobre la trama rusa exoneró al Presidente de conspiración con el Kremlin durante las elecciones de 2016 y no lo acusó de obstrucción a la justicia, aunque aportó 10 instancias que, a su juicio, pueden constituir material para acusarlo por este delito.

Sin embargo, estos indicios no son suficientes para que el Partido Republicano se divida y, con ello, las posibilidades de que se apruebe un “impeachment” son remotas.

Por lo tanto, Pelosi apuesta por seguir investigando a Trump desde la Cámara de Representantes pero no por perder el tiempo en un proceso que regalaría argumentos al Mandatario para presentarse como víctima de unos demócratas radicalizados.

No obstante, el juicio se coló en las altas esferas de la Oposición. “Ignorar los reiterados esfuerzos de un Presidente por obstruir una investigación sobre su propio comportamiento desleal infligiría un daño grande y duradero a este país, sugeriría que tanto el actual como futuros Presidentes serían libres para abusar de su poder de maneras similares”, dijo la senadora Elizabeth Warren. “Creo que el Congreso debe tomar medidas hacia el ‘impeachment’”, agregó la también senadora Kamala Harris.

Además, el ex Secretario Julián Castro se unió al grupo de políticos que presentaron el proceso como una cuestión de ética, pero lo cierto es que también se puede adivinar un cálculo político, solo que en otro estrato. Pelosi, desde su tribuna en el Capitolio, piensa en el votante general, pero el foco de los precandidatos demócratas, en cambio, está en el partido, que es el que elige en las primarias.

Aunque es un proceso que poco haría por conquistar indecisos, tres cuartas partes de los votantes demócratas, según las encuestas, están a favor del “impeachment”. El debate entre los precandidatos se produce ya más a la izquierda de lo habitual. Y enarbolar la bandera del juicio es una manera eficaz de ganar posiciones en el ala progresista del partido