Mantiene el estado Semáforo Amarillo

59

Se han pagado 700 mdp, pero la deuda per cápita sigue siendo alta.

HERLINDO VÁZQUEZ

CHETUMAL, Q. ROO.- Las finanzas del estado mantienen una pesada carga heredada de anteriores administraciones.

No obstante, se logró estabilizar el monto y se ha comenzado a disminuir su tamaño. Así, en lo que va de la presente Administración estatal se han logrado pagar aproximadamente 700 millones de pesos de la deuda pública de Quintana Roo, informó la secretaria de Finanzas y Planeación (Sefiplan), Yohanet Torres Muñoz.

Sin embargo, esta disminución de deuda no permitirá que la entidad salga del Semáforo Amarillo en relación a su deuda pública, cuyo monto asciende aproximadamente a 19 mil millones de pesos, por lo que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ubican al estado en la segunda posición entre las entidades más endeudadas en el país.

Dicha cantidad, 19 mil millones de pesos, están distribuidos en 13 créditos, de los cuales tres están en inversión productiva y nueve en refinanciamiento de deuda.

Las obligaciones son a cinco plazos con Barco Mercantil del Norte S. A.; Banobras S. N. C.; H. S. B. C. México S. A.; Banco Interacciones S. A. y Bansi S. A. La titular de la Sefiplan reconoció que pese al pago hecho, la deuda sigue siendo considerable, ya que gran parte de los pagos van para cubrir intereses. No obstante, puntualizó que el refinanciamiento realizado en entre 2016 y 2017 ha permitido mantener al estado en Semáforo Amarillo.

“No estamos en Semáforo Rojo, tenemos finanzas sanas y vamos cumpliendo con las amortizaciones. En 2018 el pago fue muy poco con relación al capital porque cubrimos los intereses de la deuda que nos heredaron”, destacó.

Añadió que aún falta mucho por hacer, sobre todo porque Quintana Roo tiene un estigma financiero a nivel nacional porque su monto de deuda pública es alta con relación al número de habitantes.

“Si se considera que según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía la población de Quintana Roo es de un millón 502 mil habitantes, entonces la deuda per cápita es de 12 mil 600 pesos”, refirió. Torres Muñoz apuntó además que el retraso en la llegada de recursos federales ha generado algunas complicaciones financieras, sobre todo en el caso de las universidades, que se han visto obligadas a recurrir a créditos-puente para el pago de su gasto corriente.