Brilla en Lille 3000 el arte mexicano

117

El evento, que ya suma cinco ediciones, eligió en esta ocasión como tema “Eldorado” y como país invitado a México.

 

 

Por: MÓNICA DELGADO / AGENCIA REFORMA

LILLE, FRANCIA.- Sin el prometido desfile de carros alegóricos y de alebrijes, postergado por razones climáticas, pero con una omnipresencia del arte y de los artistas mexicanos en las calles, plazas, muros, museos, centros culturales y hasta en los escenarios musicales de esta ciudad del norte de Francia, se inauguró este fin de semana el festival cultural Lille 3000.

 

El evento, que ya suma cinco ediciones, eligió en esta ocasión como tema “Eldorado” y como país invitado a México, dos registros que permean desde el centro histórico de esta ciudad hasta sus suburbios más modestos.

 

Al inaugurar el evento, la alcaldesa Martine Aubry explicó el tema de Eldorado, esa búsqueda mítica de un mundo soñado, como una interrogante social actual en un mundo empañado por las desigualdades sociales, la crisis climática, la crisis migratoria, las violencias, las persecuciones, el terrorismo y tantos otros problemas.

 

“Nos preguntamos si todavía existen eldorados, es decir sueños que podamos alcanzar”, dijo.

 

“El arte, porque nos permite mirar el mundo de manera distinta, puede responder a estas preguntas”.

 

La alcaldesa indicó que México le pareció el mejor país para encarnar este tema, por su realidad y por su dinamismo cultural.

 

“México es un país que vive muy intensamente los problemas de esos eldorados”, señaló.

 

“Todos conocemos a Frida Kahlo pero poco conocemos a los jóvenes artistas que hoy hacen hincapié en esos problemas”.

 

El descubrimiento de los artistas mexicanos en Lille empezó por su famosa avenida peatonal, comúnmente conocida como La Rambla, en donde se instalaron una serie de enormes alebrijes.

 

La calle también fue escenario propicio para el arte de Bestabée Romero, verdadera punta de lanza de la presencia mexicana en Lille, que está presente con una obra en la colectiva US-Mexico Border, una exposición individual con varias obras en la Maison Folie Hospice d’Havré, y hasta una intervención en el histórico almacén de pastelería Méert.

 

“Si algo quiero mostrar es que el arte contemporáneo mexicano es una amalgama de historias, de culturas y de mestizaje”, comentó la artista.