Fallan procesos; regresan bienes

44

Bienes incautados a políticos por presunta corrupción que han sido devueltos.

ROLANDO HERRERA / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Las autoridades federales han tenido que devolver bienes incautados a políticos acusados de enriquecimiento ilícito y peculado debido a supuestos errores procesales.

En algunos casos, la restitución de los bienes, entre ellos inmuebles y cuentas bancarias, se dio porque fueron asegurados de manera incorrecta.

En otros, personas distintas a los inculpados acreditaron ser los legítimos propietarios; y en otros más, el Ministerio Público no logró acreditar que fueran producto de la comisión de un ilícito.

La semana pasada la Fiscalía General de la República (FGR) devolvió a la lideresa magisterial, Elba Esther Gordillo, todos los bienes que le aseguró en 2013, cuando fue detenida acusada de lavado de dinero y delincuencia organizada.

En noviembre del año pasado, otro dirigente sindical, el hoy senador Napoleón Gómez Urrutia, consiguió que tres cuentas del Sindicato Minero fueran descongeladas después de haber permanecido 12 años inmovilizadas.

En 2006, la entonces PGR congeló siete cuentas bancarias del Sindicato que en su conjunto tenían un saldo de 25 millones de dólares. Tres de esas cuentas permanecieron así hasta noviembre pasado, cuando un tribunal colegiado concedió un amparo para que fueran desbloqueadas.

El ex gobernador de Tabasco, el priista Andrés Granier, quien actualmente enfrenta una prisión domiciliaria, consiguió en 2015 que la Fiscalía Estatal le devolviera nueve de 13 bienes inmuebles que le habían sido asegurados tras haber sido acusado de un desavío de 2 mil 605 millones de pesos al erario.

La restitución de los bienes se concedió luego que el tabasqueño logró acreditar que dichas propiedades, entre las que se encuentran un laboratorio químico, una casa de playa y una casa en Villahermosa, las había adquirido antes de 2007, cuando fue electo gobernador del estado.

En febrero de 2012, el ex gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva, consiguió que el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) le restituyera distintas propiedades que le habían sido aseguradas tras ser acusado por lavado de dinero y crimen organizado.

Entre los bienes devueltos están dos ranchos, una casa, una parcela y una panadería, luego de que la PGR no pudo demostrar que habían sido adquiridos con recursos de procedencia ilícita.

En 2009, Raúl Salina de Gortari, hermano del ex presidente Carlos Salina de Gortari, logró que la PGR descongelara las cuentas bancarias que estaban implicadas con fondos por 73 millones de dólares que se encontraban en Suiza y que la PGR sospechó en su momento que tenían como origen la llamada “partida secreta” del presidente.

Además del descongelamiento de estas cuentas, que presuntamente ya no tenían recursos, el SAE también devolvió la mayoría de los 49 inmuebles que en los años noventa fueron relacionados con el hermano del ex presidente, entre ellos la finca de El Encanto, en donde fue sembrada una osamenta con la que se pretendía acreditar que eran los resto del ex diputado tamaulipeco Manuel Muñoz Rocha.