Previenen de cirujanos charlatanes

122

Médicos generales o con otra especialidad engañan a pacientes.

MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Cirujanos plásticos certificados advirtieron que en este destino operan médicos usurpadores de profesión o charlatanes sin escrúpulos, que realizan procedimientos quirúrgicos y estéticos sin tener conocimientos suficientes que los avalen.

Estos supuestos doctores aprovechan la “veta de oro” que representa el mercado de la apariencia física, poniendo en peligro la salud y la vida de las personas.

Algunos profesionales de la medicina que incursionan en esta área tienen especialidad en oncología, ginecología y otras ramas, y carecen de capacidad para mejorar estéticamente al paciente ya que nada tienen que ver con la cirugía plástica. Entre ellos, hay también médicos generales con maestrías, diplomados o cursos “exprés” que ponen en peligro al paciente.

Con el propósito de prevenir a quienes pretendan realizarse una cirugía plástica, especialistas certificados coincidieron que los mayores riesgos provienen de algunos cosmetólogos que, en ocasiones, apenas concluyeron la secundaria o tienen preparatoria trunca, cuyos tratamientos aseguran son “la octava maravilla”, pero los realizan en consultorios sin control sanitario donde aplican inyecciones o hacen procedimientos quirúrgicos sin higiene. Dado que están de paso, tampoco dan seguimiento ni asumen su responsabilidad en caso de complicaciones.

Estos usurpadores de profesión, como los llamaron, realizan liposucción o ponen implantes mamarios, dan tratamientos contra las arrugas de piel y rellenos para tornear cuerpos, sin control de las sustancias que usan, de las que se desconoce su origen o si están o no permitidas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios. Cuando son visibles los daños, niegan dar la cara, abandonan la ciudad y ni el teléfono contestan.

La doctora Alicia Benavides, pionera de la cirugía plástica en Cancún desde hace 33 años y socia fundadora de la Asociación Mexicana de Cirujanos Plásticos Estéticos y Reconstructivos de Quintana Roo, señaló a Luces del Siglo que los profesionales certificados no reconocen a quienes “no están calificados para ejercer la especialidad”.

Ello, porque realizan cirugías mal hechas y generalmente provocan algún tipo de agresión, perforaciones y necrosis (muerte de tejido de piel) que atentan contra la salud de los pacientes. “Nosotros vemos una cantidad de secuelas por este tipo de cirugías. No es posible que una liposucción pueda ser hecha en un consultorio, donde se trabajan mínimas cosas, de ahí que deban prevenirse estos casos, mediante información a los pacientes”, comentó.

La cirujana plástica Martha Patricia Panamá, considera que las personas intentan “ahorrarse” unos pesos, pero “lo barato sale caro”. Dice que ponerse en manos equivocadas tiene riesgos de perder la vida, sufrir daños o quedar con secuelas irreversibles en la salud y apariencia física.

Hizo referencia a una escuela de cirugía plástica que inició en Veracruz, de la cual la SEP otorga cédulas profesionales para ejercer la especialidad, pero se trata de un diplomado que dura dos años”, recalcó a este diario.

En Quintana Roo, el Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, A.C. reconoce únicamente a 18 especialistas certificados, que son objeto de evaluación y certificación cada cinco años. La Asociación Mexicana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, A.C, reporta 19 médicos expertos. En realidad, no hay más de 21 personas con esas características. En México, la cantidad no sobrepasa mil 400 afiliados.

El doctor Nain Maldonado, médico certificado en cirugía plástica, explicó que los especialistas del ramo se han formado los últimos 50 años en México, pues es una disciplina relativamente nueva y existen únicamente 12 escuelas avaladas que las imparten. Indicó que alguien especializado en esta rama debe concluir la carrera de medicina y estudiar una especialidad de seis años.

Respecto a procedimientos mal hechos, la doctora Martha Patricia Panamá expresó que conoce “historias trágicas”. Citó el caso de una mujer que llegó a consulta por complicaciones por implantes mamarios mal realizados, la cual tuvo que ser ingresada de urgencia en el Hospital General de Cancún, para salvarle la vida.