Impulsan nuevo rostro de Fonatur

94

Rogelio Jiménez Pons, director de Fonatur, pretende que el organismo vuelva a impulsar proyectos turísticos.

 

 

POR: STAFF / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) busca regresar a su vocación de desarrollador y generador de proyectos turísticos.

 

El negocio inmobiliario para los proyectos del Fondo será mediante un esquema de Fibra en toda la República.

 

“Estamos implementando la creación de una Fibra, un Fideicomiso de Bienes Raíces, para que sea un instrumento que nos pueda ayudar a invertir en los desarrollos (inmobiliarios).

 

“Esto nos obliga a generar proyectos que realmente sean rentables, que serán evaluados por calificadoras y, si lo ven razonable, se sube a la Bolsa (Mexicana de Valores)”, detalló Rogelio Jiménez Pons, director del Fondo.

 

Así se asegurará la rentabilidad de los proyectos turísticos y que se gestionen con una gobernanza transparente, que los estimule para permitir la generación de empleos y la incorporación de nuevas áreas de desarrollo.

 

El directivo añadió que esto les permitirá asociarse con propietarios de tierra y que la próxima etapa de Fonatur sea establecer una Fibra para invitar al público a invertir en terrenos.

 

Por cada proyecto se incluirá un fideicomiso para que el negocio tome forma y se convierta en Fibra.

 

Jiménez Pons apuntó que lograr esto lleva tiempo, pues requiere de estudios y estructuración, además de contar con el apoyo de empresas con la suficiente experiencia.

 

Con los proyectos futuros se espera tener un crecimiento sano, consolidar a México como potencia turística, optimizar la oferta internacional y atender el problema de calidad de gasto de los turistas.

 

El modelo se probará en el Tren Maya, mismos que se visualizan como Centros Integralmente Planeados (CIPs).

 

“Se necesita un periodo de entre dos y tres años para que un proyecto salga a la luz, pues se debe revisar que cumpla con los requisitos de vocación, conectividad, atractivos, infraestructura y que sea rentable”, explicó.

 

La idea es evitar que los destinos se vuelvan monotemáticos. En el caso de Cancún se planea convertirlo en un centro financiero que compita con ciudades como Miami, expuso Jiménez Pons.

 

Se trabajará en proyectos en Sinaloa, Sonora y Guerrero, particularmente con el centro de convenciones de este último en Acapulco.

 

En Huatulco e Ixtapa se incrementará la inversión en hotelería, mientras que en Loreto, destino que no ha logrado consolidarse después de varios relanzamientos, se analizará cuál es el problema que impide despegar con el fin de buscar una estrategia alterna que contribuya a desarrollarse.

 

No obstante, previo a poner en marcha nuevos proyectos y a la par de conversaciones de negocios, con el objetivo de mejorar lo que ya está, se resolverán ciertas problemáticas pendientes, entre las que están revisar problemas en el área de mantenimiento y realizar un cambio de personal en ésta.