Los genios detrás de Da Vinci

53

El próximo 2 de mayo se cumplen 500 años de la muerte (1519) del inventor y artista italiano.

 

 

POR: GABRIELA TORRES ORTEGA

CANCÚN, Q. ROO.- A finales del siglo XIX, las historias que Julio Verne retrató en sus libros eran increíblemente atractivas pero imposibles de realizar (para aquella época). Sin embargo, en el siglo pasado pudimos ver que el hombre llegaba a la luna y daba la vuelta al mundo, entre otros inventos.

 

Hace unas décadas, vimos la inverosímil aunque asombrosa película de Jurassic Park… ¡y nos parecía imposible! Hoy el mundo ha clonado genes, cambiado partes del ADN e incluso han sobrevivido la mayoría de los individuos que nacieron ‘in vitro’.

 

Esta semana trascendió que investigadores italianos encontraron un mechón que presuntamente pertenece a uno de los genios más grandes de la Historia Renacentista: Leonardo Da Vinci.

 

De acuerdo con los científicos, el mechón fue hallado en una colección privada que se encuentra en Estados Unidos.

 

Este año, para ser más precisos, el 2 de mayo, se cumplen 500 años de la muerte del inventor y artista italiano que ocurriera en 1519, por lo que se tiene prevista una conferencia de prensa en la que también se darán a conocer los detalles del mechón de cabello.

 

Mientras tanto, el director del Museo Ideal de Leonardo en Vinci, Alessandro Vezossi, comentó: “Hemos descubierto y recuperado un mechón de pelo de Leonardo. Con otro resto suyo, esta extraordinaria reliquia permitirá seguir buscando su ADN”.

 

Hasta donde se sabe, este genio universal murió sin haber concebido hijos; además, hay poca información sobre su familia y la descendencia que pudieron haber tenido, por lo que este mechón podría servir como investigación para proporcionar datos de si hoy en día existe algún familiar vivo del magnífico Leonardo… lejano, pero al fin de cuentas, familiar.

 

Recordemos que entre las obras de pintura del artista se encuentran “La Última Cena”, “La Mona Lisa”, “Anciano pensativo” y “Hombre de Vitruvio”, entre muchas otras.

 

También dejó un proyecto escultórico de una estatua ecuestre que representara a Francisco Sforza, padre de Ludovico el Moro; estaba previsto que fuera una estatua en bronce, de ocho metros de altura, y se alzaría en Milán. Se prepararon 70 toneladas de metal para moldearla, sin embargo, el monumento quedó sin acabar.

 

Sus notas en diarios y cuadernos, que comprenden 13 000 páginas de texto y dibujos, muestran sus estudios en ingeniería.