¡Aloha Cancún!

379

La ciudad reúne a los mejores expertos bailarines internacionales.

 

POR: GABRIELA TORRES ORTEGA

CANCÚN, Q. ROO.- Del 2 al 5 de mayo se realiza en Cancún el “Congreso Internacional de Danzas Polinesias”, que para esta ocasión alberga la cuarta edición del “Maohi Parataito”, que en español significa paraíso polinesio, explica en exclusiva para Luces del Siglo, Jaime Borines, director de Jabo Producciones.

 

Dicho evento, señaló Borines, es un espectáculo único, ya que para esta ocasión participan alrededor de 150 alumnos de academias mexicanas especializadas en las danzas polinesias, además de esperar una participación entre 300 y 400 personas del público.

 

“Para el evento de cuatro días, vienen a Cancún los mejores bailarines desde Taití, maestros de Hawai”, comenta el director.

 

De hecho, en  Taití se realiza cada año el “Heiva i Tahiti”, la más grande competición mundial de danzas y canciones tradicionales, “traigo a los primeros lugares de la competencia del 2018 e imparten talleres, seminarios”, durante el “Congreso Internacional de Danzas Polinesias”.

 

Este año, el evento contará con la presencia de Hauhani Taputu, Debbie Ryder, Hiroshi Okada, Perle Renvoye, además de Tamatea Ondicolberry (mejor bailarín Heiva i Tahiti 2018), Tihina Ropiteau (Miss Heiva 2018) y Shelby Hunter.

 

Asimismo, cada día se llevarán a cabo diversas clases y competencias entre los alumnos que opten por tomar ya sea los seminarios o las clases sueltas.

 

“Vienen, disfrutan, toman clases, compiten”, afirma. Aunque las clases son para gente que está vinculada a la comunidad de la danza polinesia en Mexico, pues se requiere tener una técnica, el director afirma que el espectáculo lo disfrutan grandes y chicos que deciden ir a ver las diferentes competencias.

 

De acuerdo con Borines tanto el congreso como el “Maohi Parataito” va tomando cada vez más fuerza y cada vez tiene más participación por parte de diferentes grupos de la República Mexicana, “está ya entre uno de los eventos más importantes”.

 

Parte del proyecto, platica Jaime Borines, es para abrir el abanico de promoción del lugar turístico más visitado de México, “que el turismo no sean solamente playas y sol, que sean otras opciones… (El evento) es un trampolín muy importante para el destino”, concluyó, haciendo referencia a las vacaciones culturales, que han repuntado en los últimos años, no sólo en Quintana Roo, sino en el país.