Rechazan el 36% de compras online

93

Entre enero y septiembre de 2018, hubo 204 millones de transacciones en sitios de e-commerce, según la AMVO.

 

 

 

 

POR: ARELY SÁNCHEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- En México, en promedio, 36 por ciento de las transacciones de compras en línea  son rechazadas por los bancos.

 

Esta cifra, casi duplica al promedio de 20 por ciento de rechazos que se registra en el resto de América Latina, reveló la “Asociación Mexicana de Venta Online” (AMVO).

 

Pierre Claude Blaise, director general de la Asociación, sostuvo que son las instituciones bancarias que operan en el país las encargadas de poner mayores restricciones a las transacciones y que están desincentivando las compras online.

 

Por lo que el mayor número de rechazos a las transacciones a través de internet se debe a que son identificadas como inusuales.

 

“Cuando se rechaza una transacción, el 49 por ciento de los consumidores elige un método de pago diferente, pero el 27 por ciento decide no continuar con la compra. De ese tamaño es la pérdida, estamos perdiendo al menos una de cada 4 intenciones de compra”, alertó.

 

Al presentar el “Decálogo AMVO”, que reúne un plan con recomendaciones para crecer el comercio electrónico, 10 veces en 10 años, el directivo mencionó que los bancos cometen el error de culpar a los sitios de e-commerce de los robos de identidad.

 

Blaise destacó que en México, entre enero y septiembre de 2018, se realizaron 204 millones de transacciones en sitios de comercio electrónico y sólo se hicieron 3 millones de reclamaciones en materia de comercio online ante las propias instituciones bancarias.

 

Es decir, menos del 1.5 por ciento de las transacciones por comercio electrónico fueron objeto de reclamo y el 91.4 por ciento se resolvió de forma favorable al consumidor.

 

“Creo que los bancos están equivocados de enemigo”, manifestó.

 

El experto insistió en que la fricción para que las instituciones bancarias aprueben las transacciones online es uno de los principales obstáculos para el desarrollo del comercio electrónico en México, junto con la desconfianza por parte de los consumidores.

 

Asimismo, detalló que otro factor que requiere de atención y solución son los contracargos (cuando el cliente impugna un cargo y solicita un reembolso al emisor de la tarjeta), ya que representan un impacto económico para los negocios.

 

“Por cada peso de valor transaccional perdido, se pierden 3.39 pesos en total.

 

“Lo que necesitamos para detonar los métodos de pagos es generar un equilibrio de responsabilidades por contracargos en operaciones de tarjetas no presente, de igual forma, es clave contar con una medición y seguimiento precisos de rechazo de pagos en línea y facilitar el desarrollo de ofertas de nuevos medios de pago electrónicos”, expuso.