Analizan libertad anticipada de reos

865

Representantes de instituciones federales y estatales analizan expedientes de casi la mitad de presos para determinar a quienes podrían quedar libres.

 

 

 

POR: OMAR ROMERO

CHETUMAL, Q. ROO.- Autoridades federales y estatales comenzaron a revisar los casos de casi la mitad de la población penitenciaria en la capital del estado, para determinar a los candidatos a obtener el beneficio de la preliberación.

 

El análisis de expedientes comprende aquellos casos de internos sentenciados por el Poder Judicial del estado y que hayan cumplido más de la mitad de pena en prisión, entre otros requisitos.

 

Participan integrantes de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (CDHEQROO), del Instituto de la Defensoría Pública, la representación estatal del Instituto Nacional Indigenista y el equipo de la dirección general de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad.

 

Los beneficios legales a los que pueden acceder las personas que cumplen sentencia se establecen en los artículos 136 al 141 de la Ley Nacional de Ejecución Penal, así como en la Ley de Ejecución de Penas y Medidas Judiciales del estado, de acuerdo a información que difundió la subsecretaría de éste último organismo.

 

A iniciativa de la CDHEQROO, el Instituto de la Defensoría Pública y personal de la subsecretaría de Ejecución de Penas analizan los casos de las personas condenadas, en una primera etapa.

 

Lo anterior, porque no todos los internos están en esa condición de acceder al beneficio, especialmente aquellos que hayan sido vinculados a delincuencia organizada, participaran en modalidades de secuestro o en delitos contra la salud.

 

En la etapa siguiente del proceso, una vez que se tenga definidos a los probables candidatos se verificará su trayectoria al interior del centro de reclusión, para analizar su participación en actividades laborales, deportivas, educativas y de capacitación.

 

La preliberación es un beneficio que contempla la ley a los internos que demuestren ir en la dirección correcta para su reinserción a la vida social, y un mecanismo para despresurizar los centros penitenciarios.