Sofisticación de altura

267

 

 

Por: Staff / Agencia Reforma
CIUDAD DE MÉXICO 05-May-2019 .-La amplitud dio paso a una combinación de colores térreos que originan una elegancia atemporal en el penthouse VF Albarda, situado en la capital de Nuevo León.

Se trata de un trabajo desde cero que corrió a cargo de la ingeniera Ana Landa, fundadora y socia del despacho Línea Vertical, así como de las arquitectas Paulina Casso y Sofía Miyar, quienes se inspiraron en las vistas que ofrece la ciudad, motivo por el cual adecuaron las recámaras para que tuvieran una perspectiva enfocada directamente hacia el Cerro de la Silla.

“Nos dio la base para generar una fluidez hacia estas ópticas, estimuladas por la geometría y la proyección de líneas rectas”, comentó Landa, “el diseño fusiona las necesidades del cliente, pero potencializa el espacio delimitado, ya que se encuentra en una torre”.

Una experiencia de integración se muestra al recorrer todo el inmueble, el cual tiene pocos muros divisorios para que el vestíbulo, el bar, el comedor, la sala y otros sitios funcionen como áreas abiertas.

“Aunque al tener todas las zonas expuestas al ‘ojo’, se puede percibir en fotografía como muchos elementos visuales, el trayecto paso a paso en el apartamento provoca una percepción muy rica y acogedora”, aseveró la creativa.

Un aspecto relevante son los techos, pues las luces de plafón en formas sinuosas y angulares destacan en los pasillos y alrededor de las áreas comunes.

MATERIALES A LA VISTA

Dentro de los 630 metros cuadrados, el componente que resalta es la duela Biehrer de origen alemán que luce en los pisos, pues con su formato ancho resalta su tonalidad café con el dorado del mármol.

“El proyecto se nos asignó desde obra negra, por lo que buscamos un estilo contemporáneo y lo complementamos con muebles y accesorios italianos”, dijo la artífice Landa.

La cocina está envuelta en una atmósfera de cristal mate dorado con detalles de cuarcita, donde casi se logran mimetizar las cinco puertas corredizas que se pliegan del muro.
Además, el juego de texturas en alfombras y las luminiscencias colocadas en lugares estratégicos, emiten una sensación de calidez que no pasa desapercibida para el propietario y visitantes.

“En el vestíbulo se hizo un diseño de biombos de ónix de 9.50 metros e iluminados y al centro de este biombo, un muro curvo de pergamino que acoge la escultura de Amador Montes”, recalcó la propietaria del despacho.

Las piezas de arte y los accesorios decorativos se vuelven fundamentales en la estética del lugar, ya que contienen colores vivos para generar una apariencia distinta.