Placas perdidas,un calvario en BJ

161

Decenas de placas perdidas son recolectadas por personal de limpieza cada semana.

 

 

 

POR: MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Apiladas en el rincón de un campamento, en el último cajón de una oficina municipal o en la base de una columna de concreto del Cuerpo de Bomberos, yacen decenas de placas de circulación vehiculares extraviadas, a la espera de ser reclamadas por sus dueños.

 

Son en su mayoría matrículas del estado de Quintana Roo, de las recientes, las anteriores y de las más antiguas, pero todas vigentes. En esa baraja metálica de láminas, casi todas se ven maltratadas, con mugre impregnada y percudidas por el uso, por quedar expuestas al clima o la odisea por la que pasaron antes de ser rescatadas.

 

Además de ser matrículas de la entidad, son de todos lados. Hay de Yucatán, Morelos, Puebla, Jalisco, Tabasco, Estado de México y Ciudad de México, por citar algunos, pero también corresponden al transporte público federal o de empresas arrendadoras.

 

Las placas de circulación, al menos esas, llegan a los campamentos municipales de limpia y barrido, pozos y limpieza de playas, parques y áreas jardinadas, asfaltado y bacheo, a las brigadas de Cancún de atención a demandas emergentes o a los Bomberos. Para ir a todas se tiene que recorrer la región 100 y las súper manzanas 67 y 23.

 

Quienes las encuentran son trabajadores sindicalizados del municipio que las levantan de un camellón, coladeras, aceras, terrenos baldíos, de un predio con vegetación nutrida y de contenedores de basura. Una vez que las tienen, las concentran en los lugares donde inician y terminan su jornada laboral. “Aquí están por si alguien viene a reclamarlas”, comentan.

 

Cuando se tiene suerte y la matrícula que se busca aparece en los montones, los empleados no son exigentes, apenas se compruebe que corresponden al dueño. Basta la tarjeta de circulación, una foto o el propio vehículo. Una eventual propina corre a cuenta del interesado, aunque no es obligatorio.

 

Aseguran que la mayor cantidad de placas se extravían cuando llueve y hay inundaciones. Después de una tromba llegan a recolectar decenas. “Hasta la semana pasada teníamos casi 300 placas y las entregamos a Seguridad Pública”, dice un bombero.

 

Para quien “pierde” la matrícula de algún vehículo las opciones de recuperarla se hacen estrechas. Hay personas que las encuentran y publican en redes sociales, algunos sin otro afán que devolverlas al afectado, quien para recuperarlas ofrece alguna recompensa económica. “Se perdió y se da gratificación al que la devuelva”, se menciona en avisos. Pese a todo, no hay certeza ni garantía de hallarla.

 

Cuando falta una lámina al vehículo, se acude a la Secretaría Municipal de Seguridad Pública, donde se constata si fue retirada por alguna infracción. Cuando no se encuentra, la recomendación es levantar un acta por robo.

 

Agentes de tránsito consultados confirman el riesgo de que pueda ser utilizada para algún ilícito. Recomiendan tramitar una constancia de no infracción para persona física, para lo cual se debe acreditar la propiedad y el pago de la última tenencia o tarjeta de circulación. De no ser dueño se requiere también una identificación y carta poder.

 

Después, levantar un acta por robo ante la Fiscalía General del Estado, aseguran, para deslindar probables responsabilidades, pasadas y futuras.