Tendrán convivio en los ceresos de Cancún y Chetumal

275

Según la Ley Nacional de Ejecución Penal las madres reclusas pueden convivir con sus hijos hasta que cumplen los tres años de edad.

 

 

POR: OMAR ROMERO

CANCÚN, Q. ROO.- En las cárceles de la entidad existen 116 mujeres privadas de la libertad como responsables de cometer diversos delitos, de las cuales sólo seis tendrán la oportunidad de tener la compañía de sus pequeños hijos en todo momento durante el Día de las Madres.

 

De acuerdo con la Subsecretaría de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Quintana Roo, los seis menores que viven con sus madres tienen menos de tres años de edad y habitan con sus madres en los centros penitenciarios de Cancún y Chetumal.

 

En el pasado, las mujeres reclusas tenían el derecho que sus hijos vivieran con ellas hasta los cinco años 11 meses de edad, pero con la entrada en vigor de Ley Nacional de Ejecución Penal la edad se redujo y únicamente permanecen hasta que cumplen los tres años de vida.

 

La norma establece que aquellas que cumplan una sanción en internamiento tienen derecho a la maternidad y a la lactancia y a conservar la guardia y custodia de los hijos pero sólo hasta la edad establecida.

 

En los centros penitenciarios de la entidad, los pequeños reciben una alimentación adecuada y saludable que contribuye a su desarrollo físico y mental en esa etapa de desarrollo y se les brinda educación inicial y vestimenta adecuada a su edad.

 

Además de recibir atención pediátrica cuando se requiere tienen acceso a una atención especializada en caso de que vivan con alguna discapacidad. En éste último supuesto, la madre puede solicitar a la autoridad una ampliación del plazo de estancia para que el niño quede bajo el cuidado de la madre. La resolución que se adopte antepone en todo momento el interés y bienestar del menor.

 

Lucio Hernández Gutiérrez, titular de la Subsecretaría de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Quintana Roo, informó que en este Día de las Madres la institución carece de algún tipo de festividad al interior de los centros de reclusión.

 

No obstante, como parte de las acciones que se desarrollan en el marco de la reestructuración del sistema penitenciario se contempla un festejo para quienes tengan o no hijos que vivan con ellas, que se suman a otro tipo de convivios que organizan grupos de apoyo externo.