Llaman a unirse contra sargazo

183

Para enfrentar el fenómeno de la macroalga se requiere visión multidisciplinaria y multisectorial que contemple investigación y monitoreo, además de acciones de coordinación, coincidieron especialistas.

 

 

POR: MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Para enfrentar el fenómeno del sargazo se requiere una visión multidisciplinaria y multisectorial que contemple investigación y monitoreo, pero también coordinación entre académicos, gobierno, iniciativa privada y la sociedad civil.

 

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México resaltaron que el problema pone en riesgo al Mar Caribe, sus aguas turquesa y playas de arena blanca, pero también se expone a una gran diversidad de especies animales y arrecifes coralinos.

 

Lo anterior, porque la acumulación de la macroalga provoca falta de oxígeno, mala calidad del agua y producción de sustancias químicas dañinas que amenazan los ecosistemas.

 

Consideraron que son erráticos los esfuerzos gubernamentales para enfrentar el fenómeno, sin que se cuente con una agencia oceanográfica nacional, cuyo vacío es muy grande, aunque recordaron que se tiene la experiencia del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA), en modelación y sistemas de pronóstico que puede indicar hacia dónde se dirige y en cuanto tiempo puede llegar el sargazo. De ahí que se ofrecieron a participar.

 

Brigitta Ine van Tussenbroek, investigadora de la Unidad Académica Sistemas Arrecifales Puerto Morelos del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML), advirtió que se requiere investigación y coordinación entre académicos de ciencias naturales, sociales y económicas, pero también de los tres niveles de gobierno y la iniciativa privada, como hoteleros, empresarios de turismo e industriales, para procesar y aprovechar el sargazo. Además, incluyó la participación de la sociedad civil.

 

Martha García Sánchez, también del ICML, indicó que el sargazo está integrado por especies pelágicas que tienen su ciclo de vida en el agua y pese a carecer de reproducción sexual, son especies que se clonan y se reproducen en forma acelerada.

 

Gabriela Gómez Rodríguez, del Instituto de Geografía, precisó que con el Laboratorio Nacional de Observación de la Tierra se puede ayudar a monitorear el sargazo, ya que la entidad recibe información satelital, procesa y distribuye. “Damos alertas tempranas a muchas instituciones relacionadas con distintos fenómenos, y se pueden detectar los manchones de sargazo”, apuntó.

 

El investigador Raúl Aguirre Gómez dijo que se cuenta con tecnología para detectar parámetros fundamentales para comprender el fenómeno, como la temperatura del mar y la cantidad de clorofila asociada al alga.

 

Rosa Elisa Rodríguez, de la Unidad Académica Sistemas Arrecifales  advirtió que la falta de registros impide desarrollar bases de datos sobre el volumen que arriba a Quintana Roo. Ello, hace que no sea posible tener programas de manejo adecuados, desarrollar una industria y habilitar sitios de disposición final.

 

En septiembre de 2015, se contabilizaron dos mil 500 metros cúbicos de sargazo por kilómetro de playa, mientras que en 2018 se concentraron 275 mil metros cúbicos en tan sólo seis kilómetros de areneros de Puerto Morelos.

 

“Si extrapolamos los 17 kilómetros de todo el municipio, eran casi 800 mil metros cúbicos, equivalentes a 300 albercas olímpicas, de 50 metros, por 25 metros de profundidad”, consideró.

 

Jorge Zavala Hidalgo, investigador del CCA, indicó que las causas del fenómeno es una combinación de procesos y un asunto muy complejo, de ahí que debe adoptarse como tema de investigación, donde se combinen acciones de corto y largo plazo para mitigar su impacto.

 

Los especialistas participaron en una conferencia en el auditorio Francisco Díaz Covarrubias del Instituto de Geografía de la máxima Casa de Estudios, a la que se sumaron por la vía satelital las investigadoras del ICML en Quintana Roo.