Se complica meta en energía limpia

339

 

 

 

POR: DIANA GANTE / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Los objetivos para cumplir con que 35 por ciento de la generación de energía provenga de sistemas limpios para 2024, y reducir el uso de combustibles fósiles, tardará más de lo esperado.

 

Alberto Montoya, subsecretario de Planeación y Transición Energética de la Secretaría de Energía (Sener), afirmó que la transición energética no sólo es sustituir vehículos convencionales por eléctricos ni consumir electricidad proveniente de energías renovables.

 

Es necesario, aseguró el funcionario, un control sobre los procesos de todo el sector industrial que aún consume cantidades considerables de combustibles.

 

“El Plan Nacional de Desarrollo (PND) no contempla a profundidad lo que se dice sobre la transición energética, todo la industria requiere de hidrocarburos, desde los procesos más simples, y es ahí donde deberíamos comenzar el cambio”, expresó el subsecretario de la Sener.

 

Israel Hurtado, secretario general de la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex), consideró que si no se trabaja de manera rápida en el uso de energías renovables, en poco tiempo el cambio climático será irreversible.

 

“Necesitamos trabajar en el almacenamiento de energía, un área que aún tiene mucho por desarrollar, lo que nos permitirá pasar de ser consumidores a prosumidores (proveedores), es decir, que podamos generar y almacenar o vender nuestra propia energía”, puntualizó.

 

Además, recordó que México es el país número ocho en potencial para el desarrollo de energías renovables, por lo que deberían impulsarse mayores proyectos.

 

En tanto, Eduardo Andrade, director general de “Burns & McDonnell”, cuestionó el porcentaje que tiene que cumplir México en 2024 en cuanto a la generación de energía a través de sistemas limpios, pues antes debería trabajar en la reducción de emisiones contaminantes, ya que ésta se da en todos los sectores.

 

Rodolfo Rueda, miembro del Consejo Mundial de Energía, expuso que una de las alternativas es que se ponga especial atención al trilema energético, el cual establece un eficaz suministro de energía, una infraestructura energética fiable y realizar las correctas inversiones en el sector para cubrir la demanda con esquemas más económicos y menor impacto ambiental.

 

“Lo que se busca es que la seguridad energética vaya apalancada de la inversión, crecimiento productivo nacional, y que ese crecimiento nacional pueda enfrentar las nuevas realidades de los sectores energéticos globales”, consideró Rodolfo Rueda.