NIDO DE VÍBORAS

154

 

POR: KUKULKÁN

¿A LA fuerza ni los calcetines? La implementación del Mando Único policial en Solidaridad ha puesto todavía más en contra a la presidenta municipal Laura Beristain con el Ejecutivo estatal Carlos Joaquín.

LA ALCALDESA reclama la acción del gobierno de la entidad como una intervención indebida en contra de la soberanía municipal y hasta la califica de golpe de Estado, expresión de tinte sensacional que habla más del espíritu belicoso de la morenista que de su capacidad de gestión, en la que debería primar un plan de trabajo que hasta el momento no se ha visto.

 

PORQUE EN primera y última consideración lo que importa es la seguridad de las personas en su municipio, para lo cual se requiere, ante todo, labor de equipo, algo en lo que Beristain Navarrete ha mostrado poca disposición.

 

LA CRIMINALIDAD atenta contra todos y no se divide en demarcaciones ni respeta fronteras municipales o estatales; para dar resultados duraderos, su combate debe hacerse de manera coordinada y no basarse en esfuerzos aislados.

 

ADEMÁS, HAY que recordar que no se trata de un problema reciente, sino que se ha gestado desde tiempo atrás y lograr su declive también llevará un proceso, pero en las actuales etapas, cuando ocurren balaceras en plena calle en Playa del Carmen, es necesario adoptar medidas enérgicas que sienten las bases para un sistema de seguridad pública eficiente y confiable.

 

MÁS QUE enviar un mensaje de defensora de la soberanía y de garante de la seguridad de sus gobernados, el pataleo de Laura Beristain hace preguntarse qué es lo que teme para que se oponga a la ayuda estatal en este tema.

 

YA LO dijo el Capitán América durante su pleito con Iron Man: divididos caemos. Y en temas de seguridad pública, Laura Beristain no es la Capitana Marvel…

***

LA MAREA de sargazo no sólo espanta a los hoteleros, sino que además amenaza con arriar algunas banderas que son orgullo de las autoridades turísticas; y es que aparte de afear las playas, el alga altera el ecosistema y podría cambiar drásticamente su idílica imagen transparente y turquesa.

 

EN TAL tenor, el famoso distintivo Blue Flag carecería de sentido, por lo que de tener el récord continental de banderas azules pasaríamos a prescindir de ellas, lo que representaría un golpe al prestigio y al orgullo del Caribe mexicano.

 

POR ELLO es importante el esfuerzo que se haga en torno a la contención del sargazo, en el que ya participa la Marina con un buque en las inmediaciones de Isla Mujeres; porque al igual que con la seguridad pública, aquí no se trata de que cada quien jale por su lado sino que se realice un esfuerzo conjunto que ofrezca mejores resultados.

 

A MENOS, claro está, que haciendo uso de nuestra mexicana imaginación nos inventáramos un nuevo distintivo, algo que pudiera llamarse las Brown Flags, para ir acorde con la marea…