NIDO DE VÍBORAS

129

 

 

POR: KUKULKÁN

¿CUÁNTO VALEN los ideales políticos? Bueno, dependiendo de la profundidad y ambición de los mismos, podrían cotizarse bastante, al grado de que algunas personas han permitido pasar penurias con tal de ver las ideas prevalecer.

 

PERO NO todas las ideas valen lo mismo y en el caso de Movimiento Auténtico Social, el partido bebé que está dando sus primeros pasos en la vida política, algunos de sus acólitos han decidido que no vale la pena desgastarse por unos cuantos pesos.

 

ES ASÍ que, ante la falta de marmaja, biyuyo, plata, lana, recursos, pasta, pachocha, dinero… algunos de sus aspirantes a legisladores en el estado han decidido irse a otras siglas porque lo que les daban se les hacía poco para sus pretensiones diputanescas.

CIERTO ES que con un presupuesto reducido, las chances de ganar una curul en el Congreso estatal también son menores, pero cuando se está convencido de un proyecto, y más si este es de reciente cuño, lo que importa es ir abriendo brecha y construir camino, porque como canta Joan Manuel Serrat, “caminante no hay camino, se hace camino al andar”.

 

YA VEREMOS si las dimisiones en el partido terminan por cerrar su aventura o, por el contrario, los fortalece y les abre nuevas vías. Lo cierto es que en este juego, la realidad apunta que si las ideas no vienen acompañadas de garantía$, es poco probable que una nave consiga tripulación confiable.

 

***

POR CIERTO, durante los próximos días habrá debates entre candidatos a diputados de diversos distritos; de hecho, hubo uno ayer en Playa del Carmen. ¿Lo vio? Nosotros tampoco.

 

EL EJERCICIO como tal es bueno y deseable, ya que permite formarse una idea de las taras y virtudes que trae cada aspirante al Congreso, pero también hay que admitir que por mucho que se alaben sus virtudes, los debates carecen de atractivo para la mayoría.

 

¿CÓMO LOGRAR que la gente se interese por este mecanismo de ventas en el que se contrastan dos o más productos entre sí? La respuesta no es sencilla, puesto que lo que se busca con el debate es la reflexión y no el rating, que si fuera por esto último bastaría con repetir el formato televisivo de la señorita Laura y ¡que hablen los desgraciados!

***

Y YA que hablamos de espectáculos, circula en redes sociales un mensaje o algo así, en el que una conocida actriz telenovelera de iniciales Patricia Navidad, asegura que el cambio climático es un engaño, una patraña provocada por oscuros intereses que buscan mantenernos sometidos.

 

EN NINGÚN momento aclara cómo llegó a tan iluminada y reveladora conclusión, pero sus palabras revelan dos cosas: por un lado lo fácil que es la propagación de información sin comprobar, el chisme vil, y por otro el descrédito de las fuentes calificadas de información, que por mucha verdad y razón que tengan, no alcanzan a permear entre las personas.

 

POR LO pronto habría que decirle a la ¿actriz? que se diera una vuelta por las playas de Quintana Roo para que vea el engaño del cambio climático en forma de sargazo.