NIDO DE VÍBORAS

197

 

 

Por: Kukulkán

EL IMSS perdió la cabeza. Su director general, Germán Martínez, renunció al cargo por estar en desacuerdo con las políticas fiscales de Hacienda, a la que aplicó esa palabra que algunos quieren ver como sinónimo del mal absoluto: neoliberales.

 

YA SERÁ cuestión de análisis verificar si la austeridad republicana que trata de meter a rajatabla el gobierno federal realmente funciona y no resulta perjudicial en algunos casos, en este caso para el buen funcionamiento de esa institución dedicada a la muy necesaria y golpeada salud pública.

PERO EL hecho ha dado munición a los (no pocos) opositores de Andrés Manuel, que aprovechan la oportunidad para lanzar dardos que más que puntería revelan oportunismo. Como Marko Cortés, el descortés mandamás panista, quien antes que proponer soluciones se lanza al ruedo a tratar de dar pase sin siquiera tener bien agarrado el capote.

 

COMO SEA, es de esperarse que la dimisión del ahora ex funcionario no sea la única que ocurra durante la Era Pejámbrica, que medio a trompicones pero va dejando su huella en el panorama político mexicano, ya veremos qué tan profunda…

***

LAS DENUNCIAS de corrupción en contra de William Jiménez Miguel, el número dos del superdelegado para Quintana Roo, Arturo Abreu Marín, vienen a mostrar que implementar la Cuarta Transformación en el país va a ser tarea digna de Hércules.

 

PORQUE AL margen de las acusaciones, que deberán investigarse y deslindarse sin mucho miramiento ni arreglos fuera de la mesa, queda claro que las inercias de décadas serán difíciles de romper y que una cosa es plantear un modelo social y otra que la gente lo acepte.

 

COMO PUEDE verse, por ejemplo, en las campañas electorales de los aspirantes a diputados, que pese a las promesas de civilidad que todos se hacen al inicio, no tardan en asomar las acusaciones de guerra sucia y miradas feas.

 

QUE NO es que sea uno cínico, pero tan acostumbrados nos tienen los políticos a sus iniquidades, que resulta hasta enternecedor verlos acongojados por las injusticias en su contra… ¿se metieron al chiquero y quieren salir limpios?

 

KUKULKÁN QUISIERA poder expresarse mejor de quienes aspiran a tomar decisiones que nos importan a todos desde el Congreso del Estado, pero hasta el momento no ha visto nada que haga pensar que el futuro será muy diferente del presente.

 

HAY AVANCES, eso es cierto, sobre todo si se toma en cuenta que venimos de sexenios estatal y federal dignos de recordar por sus malas prácticas; pero el camino es largo y todavía persisten viejas costumbres que causan desaliento, como la poca solidaridad y el abuso de confianza.

 

O TAL vez es que hace mucho calor y eso que aún es primavera. Como sea, nadie dijo que los cambios serían sencillos, pero lo mejor es que su llegada a buen puerto depende de nosotros. Salgamos a votar cuando corresponda, que la política es demasiado seria como para dejársela a los políticos.