NIDO DE VÍBORAS

193

 

 

POR: KUKULKÁN

UNO DE los principales promotores del negocio inmobiliario en Cancún es la autoridad municipal, que cada año se deja 4.3 milloncitos de pesos en el pago de rentas para solventar las necesidades de espacio de algunas dependencias.

NADA MALO con ello, pues el arrendamiento de inmuebles es cosa rutinaria en cualquier gobierno; lo malo es cuando esa práctica se convierte en una forma de justificar presupuesto y nada más.

NO PARECE ser el caso en Benito Juárez, pero el hecho de que direcciones como Obras Públicas y Patrimonio Municipal carezcan, precisamente, de patrimonio inmobiliario suficiente, da una idea de cómo se han manejado las cosas desde hace muchos años en el plano administrativo.

PORQUE ADEMÁS, ¿de dónde cree usted que salen los millones para pagar esas rentas? Así es, de su bolsillo y el mío…

***

EL SPRINGBREAK sargacero que invade las playas de Quintana Roo tiene a mucha gente del sector hotelero con el Jesús en la boca porque tanta alga les espanta el negocio. Lo que es grave, sin duda, ya que la economía estatal descansa en esa actividad que se presume toda virtuosa y sin mancha, pero que tiene su trasfondo depredador en lo social y en el medio ambiente.

PERO ESE es otro tema. Volviendo al sargazo, su arribo nos daña a todos y varias acciones ya se realizan al respecto. Por eso, y en medio de todo el pesimismo que rodea la invasión, las fotografías donde se ve a cientos de personas levantando kilos y kilos de sargazo en playas de todo el estado dejan un buen sabor de boca por la imagen de solidaridad y unión que transmiten.

SON LAS cosas que tiene la adversidad, que une a la gente alrededor de una causa común y alienta el sentido de comunidad, lo que viene a ser un inesperado y bienvenido efecto secundario del sargazo.

***

DIME DE qué presumes y te diré quién eres. Los candidatos a diputados, que suman, entre “normalitos” y plurinominales nada menos que 179 angelitos, gustan de llenarse la boca con palabras como transparencia y rendición de cuentas.

SIN EMBARGO, menos de una décima parte de ellos ha hecho pública su declaración #3de3, una iniciativa ciudadana por la que los candidatos y servidores públicos en servicio dan a conocer su patrimonio para que no haya duda de que sus intenciones son puras y blancas.

ALGUNOS ARGUYEN motivos de seguridad personal para hacerse los occisos con su declaración (que abarca tres puntos: patrimonial, de intereses y fiscal), lo que es entendible, aparte de que presentarla no es obligatoria.

PERO EXIGIR transparencia mientras se esconde la mano y se oculta la cara no es muy buena señal que digamos.