Elegirían empresas subastas privadas

167

Los participantes de mercado privados pueden firmar contratos entre sí.

 

 

POR: DIANA GANTE / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La cancelación de las subastas de largo plazo ha obligado a la iniciativa privada a utilizar otros mecanismos para dar continuidad al desarrollo de nuevos proyectos y una de las opciones está en las subastas privadas.

Este esquema permitiría que tanto generadores como usuarios particulares puedan competir para obtener mejores precios y disminuiría la incertidumbre del nuevo modelo que desarrolle el gobierno federal, en el que podría tener mayor juego la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Además, la Ley de la Industria Eléctrica permite a los participantes de mercado privados firmar contratos entre sí.

El socio fundador de Bravo’s Energía, Jeff Pavlovic, mencionó que en el país lo que se ha ejecutado bajo este esquema es que un suministrador pida cotizaciones a múltiples generadores, organizando una especie de subasta para sí mismo.

Sin embargo, también algunos generadores han optado por el mismo método y ofertado su proyecto a diversos suministradores.

“Las ventajas de que el sistema se aplicara de manera completa entre varios entes de mercado es que lograría la diversificación que CFE logró en sus subastas, combinar varios proyectos y productos; incluso que un suministrador compre mixes (distintas fuentes de generación) de energía”, indicó.

No obstante, expuso que operar procesos de esta especie aún resulta complejo porque se requiere la colaboración de varios tipos de expertos, la parte legal, técnica, financiera, entre otras, pero con el tiempo podría ser una alternativa que termine de desarrollarse.

Para el director general de Enel Green Power en México, Paolo Romanacci, este mecanismo logra consolidarse principalmente en mercados maduros y en otros donde todavía no existe una adecuada liquidez de mercado y transparencia, se resuelve con consultoras o empresas especializadas con experiencia que tomen el papel de organizadores.

“Para organizar una subasta privada de este tipo se necesita invitar muchos clientes, se necesita contar con bastante energía a largo plazo y en este momento el plazo que deslumbra para los clientes es de entre tres y cinco años, tiempo que no es suficiente para financiar un proyecto de este tipo”, explicó Romanacci.

Actualmente considera que en el mercado mexicano todavía aún no existe algún tipo de desfase entre generadores, suministradores calificados y clientes finales, por lo que no sería necesario implementarlo de forma inmediata.