NIDO DE VÍBORAS

353

 

 

 

POR: KUKULKÁN

LA LÍNEA de meta está a la vista y los competidores apuran un último esfuerzo y adelantan la cabeza para tratar de cruzar los primeros. O al menos eso es lo que quieren dar a entender.

PORQUE PESE a las declaraciones de triunfalismo que enarbolan algunos partidos y candidatos, no se crea que la competencia es tan reñida. Es sólo que de cara a la galería ninguno va a salir a decir que le está yendo de la fregada, sino que ha de mostrar entereza y una sonrisa Colgate que disimulen el desencanto y la lagrimita de Remi. Ya cuando sea hora de aceptar la derrota empezarán su discurso con aquello de “las tendencias no me favorecen”.

PERO MIENTRAS, todos buscan hacerse ver como el rival a vencer e inflan el pecho para verse más grandes de lo que son. Es así que Morena y sus socios aseguran por la virgencita que en vez de preguntarse dónde ganarán la cuestión es por cuánto, ya que, según ellos, tienen 15 de 15 distritos en la bolsa y eso que López Obrador no ha venido a hacerles campaña.

ALGO SIMILAR sueltan en Movimiento Ciudadano, cuyo dirigente estatal Chanito Toledo apunta que les irá tan bien que estarán en el podio del poder político del estado, apenitas detrás de quien quede en primer lugar.

POR SU parte, los alicaídos perredistas dicen que van por la revancha y recobrarán espacios en el Congreso estatal, donde se quedaron en blanco esta legislatura tras la pérdida por renuncia de sus tres diputaciones arduamente ganadas en la elección pasada.

EN TANTO, el otrora poderoso PRI alza la cresta y echa los kilos, con visita de su líder nacional Claudia Ruiz Massieu incluida, para tratar de cerrar con fuerza y asegurar el triunfo en al menos cuatro distritos, en los que aseguran tienen candidatos que “garantizan la victoria”.

¿CÓMO ES posible lo anterior? Fácil, el triunfo de todos y cada uno de los partidos será atribuido a su “avanzada plataforma” y “programa social”, que dan justo en el clavo de las necesidades de la gente, necesidades que el actual gobierno o representante popular no ha sabido atender, pero ellos sí lo harán porque… pues porque así son ellos de chingones, ¡faltaba más!

EN RESUMEN: todos van a ganar. Pero la realidad es que la mayoría de los 179 aspirantes registrados para competir se quedarán chiflando en la loma, viendo cómo los 25 lugares disponibles son ocupados por otros. Es decir, todas las presunciones de triunfo que escuche por ahí son, en su mayor parte, fake news.

YA SÓLO quedan unas pocas horas de campaña y los aspirantes buscan apurar sus chances, en una suerte de Hot Sale de candidatos. ¿Quién tiene la razón? El domingo por la noche lo sabremos.