Habrá barcas sargaceras

186

“El primer paso es limpiar de sargazo las costas del estado y, posteriormente, intensificar la promoción turística”.

 

 

POR: ALBERTO CHUC

CANCÚN, Q. ROO.-  En la entidad el gobernador Carlos Joaquín González encabezó una reunión de trabajo para la atención del sargazo.

En dicho encuentro en el que participaron autoridades federales, estatales y municipales, así como empresarios del ramo turístico, se acordó la construcción de cuatro barcas sargaceras para atender la contingencia en alta mar.

Las embarcaciones, tipo catamarán, tendrán un costo de 15 millones de pesos cada una, y contarán con una grúa para depositar la macroalga en otro navío.

La inversión y obra correrá a cargo de la Semar, que en un periodo de seis meses tendrá lista la primera embarcación.

También se plantearon otras acciones, así como protocolos y lineamientos de manejo del sargazo, el financiamiento para limpieza de playas y los sitios de disposición final de la macroalga.

“El primer paso es limpiar de sargazo las costas del estado y, posteriormente, intensificar la promoción turística”, indicó Carlos Joaquín.

El gobierno del estado tendrá la responsabilidad de habilitar sitios de composteo o disposición de acuerdo con los lineamientos que dicte la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. El alga deberá ser retirada 48 horas después de su recale, para evitar la descomposición.

Por su parte, el secretario de Marina, José Rafael Ojeda Durán, dio a conocer que se desarrolla un sistema satelital para identificar grandes manchas de sargazo que se acerquen a las costas quintanarroenses y sobre ello tomar medidas. Además, dijo que habrá sobrevuelos semanales para detectar las zonas impactadas y de arribo de la macroalga.

En la reunión estuvo presente el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, quien destacó la unidad con la que se está actuando para atender la situación, y resaltó la labor de hoteleros para  mantener limpia su zona concesionada.

 

TE PUEDE INTERESAR: Piden paciencia por obras de El Crucero